Aportarán estelas halladas en Campeche nuevos datos sobre la región

El epigrafista Octavio Esparza Olguín destacó la importancia de las 19 estelas localizadas en la antigua ciudad maya de Chactún, recientemente descubierta en el sureste de Campeche, ya que contienen jeroglíficos que denotan su posible uso para celebrar periodos calendáricos y diferenciar ciclos de dicha civilización.

En un comunicado emitido por el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), el también antropólogo aseguró que los registros epigráficos presentes en las estelas podrán aportar mayor información sobre esta región situada en la Reserva de la Biósfera de Calakmul, así como de sus habitantes.

De las piezas halladas en este sitio, tres están en muy buena conservación; en otras siete todavía es posible observar restos de escritura jeroglífica, pero su estado de conservación es tan precario que difícilmente se pueden apreciar eventos o fechas concretas; mientras que las otras nueve se encuentran severamente erosionadas, explicó el investigador.

Esparza Olguín habló concretamente de las condiciones de la "Estela 1", misma que le da nombre al lugar y que fue erguida por K´ihnich B´ahlam en el 751 d. C., en la que se descubrieron restos de estuco, material prehispánico que actualmente es muy difícil de encontrar debido a su poca resistencia a los climas tropicales y el paso del tiempo.

Se refirió también a la "Estela 14" y explicó que muchas de las piezas descubiertas fueron reutilizadas para diferentes cosas y en el caso de ésta fue adosada a un muro, situación que impide dilucidar de manera clara el personaje que aparece y únicamente se puede leer una fecha del calendario correspondiente al 731 d.C..

El tamaño de las estelas descubiertas por los especialistas del INAH varía, puesto que van desde los dos y tres metros de altura y la tonelada de peso; de acuerdo a ello, eran utilizadas para propósitos como recordar guerras, nacimientos u otros acontecimientos importantes.

Además, acotó, se encontraron restos de ofrendas tardías en algunos de los monumentos, entre las que se pudieron rescatar restos de incensarios de cerámica que fueron depositados hacia finales del periodo Clásico Tardío y principios del Posclásico, después del florecimiento de la ciudad.

De la misma forma, fueron descubiertas lascas de pedernal, una piedra muy valiosa para los antiguos mayas y una veintena de altares redondos, depositados por peregrinos después de que Chactún había sido prácticamente abandonada por sus habitantes.