Militarización de frontera norte implicará muerte de más migrantes

La fracción parlamentaria del PRD en la Cámara de Diputados acusó que las acciones de corte militar que Estados Unidos pretende asumir para proteger su frontera, implicará que más migrantes ilegales mueran en su búsqueda por ingresar a trabajar en aquel país.

En ese sentido, convocó a los presidentes de México y Estados Unidos, así como a los Congresos de ambos países, a construir acuerdos que ataquen de fondo las causas que fomentan la migración, en lugar de acciones que sólo benefician a corporaciones militares e intereses políticos.

En el marco de la discusión de la reforma migratoria, dijo, que el Senado de Estados Unidos aprobó el lunes una serie de medidas para reforzar su frontera con México, que implicarán incrementar hasta 20 mil agentes de la Patrulla Fronteriza, construir mil 126 kilómetros de bardas y la compra y uso de helicópteros y aviones no tripulados (drones).

El vicecoordinador de los legisladores del Partido de la Revolución Democrática (PRD), Miguel Alonso Raya, calificó de exageradas estas acciones y adelantó que lo único que lograrán es que los migrantes cruzarán la frontera por zonas cada vez más lejanas y peligrosas.

El perredista adelantó que con estas medidas se incrementará el número de muertes de migrantes que hubo en 2012, el más alto desde que Estados Unidos intenta con medidas de carácter militar reducir la migración.

Recordó que de acuerdo con un estudio de la Fundación Nacional para la Política Americana reveló que de cinco mil 595 muertes registradas en la franja limítrofe entre México y Estados Unidos, desde que iniciaron operativos en 1993, 477 correspondieron a 2012.

La investigación determinó que las muertes comenzaron desde que los trabajadores que querían conseguir empleo en Estados Unidos "se encontraron con operativos de una política de persuasión por medio de detención", comentó.

Al respecto, cuestionó que en el Siglo XXI se tomen este tipo de medidas que evidencian su fracaso, pues no han frenado la migración y han implicado una serie de fenómenos para ambos países, principalmente para México, como el crecimiento de la delincuencia organizada, el coyotaje, la extorsión y los asesinatos masivos, entre otros.