Critican en EUA enmienda para aumentar seguridad en frontera

La aprobación el lunes en el senado estadunidense de una enmienda para reforzar la vigilancia a lo largo de la frontera con México, provocó hoy reacciones negativas de activistas pro derechos de inmigrantes y líderes de comunidades fronterizas.

La enmienda fue sumada a la iniciativa de reforma migratoria que está siendo discutida en el Senado y que podría ser votada finalmente el próximo jueves o viernes, para pasar luego a la Cámara de Representantes.

La medida requerirá que la reforma a las leyes de inmigración se efectué luego de colocar una fuerza adicional de 20 mil nuevos agentes de la Patrulla Fronteriza, aumentar el uso de aviones no tripulados en la vigilancia, y la construcción de más de mil kilómetros de muros.

La enmienda autorizaría al gobierno estadunidense a destinar unos 48 mil millones de dólares para la vigilancia fronteriza en los próximos 10 años.

"Esta enmienda está basada en la falsa noción de que nuestras fronteras no están seguras o que no ha habido una adecuada aplicación de la ley", dijo Evelyn Rivera del grupo "United We Dream", que promueve la legalización de jóvenes indocumentados que llegaron al país siendo niños.

"Las comunidades fronterizas y las familias de jóvenes indocumentados que viven en el suroeste han estado ya sujetas a la criminalización y la militarización", señaló Rivera en un comunicado.

La enmienda autorizaría contratar unos 20 mil nuevos agentes fronterizos para sumarlos a los 21 mil 130 actualmente en funciones y duplicar la extensión de muros construidos a lo largo de la frontera con México, y pasar de los mil 050 kilómetros actuales a unos dos mil 175 en total.

"Una fuerza adicional de 20 mil agentes de la Patrulla Fronteriza es como poner más dinero en la cerca fronteriza, es ridículo", dijo Mónica Weisberg-Stewart, presidenta de la Coalición Fronteriza de Texas, una organización de alcaldes y líderes de comunidades fronterizas de esta entidad.

"Se hacen las cosas de manera más estratégica. No estamos en contra de dar más dinero a la Patrulla Fronteriza, sino que debe basarse en lo que son las necesidades, no sólo arrojando cifras", indicó.

Weisberg-Stewart dijo que bajo esta legislación, los senadores "están gastando dinero en el lugar equivocado, sólo para dar una muestra. Contamos con la cantidad adecuada de agentes de la Patrulla Fronteriza, pero necesitamos más tecnología".

"Constantemente a Washington se le está yendo el tren en la comprensión de las verdaderas necesidades de la frontera", señaló la dirigente fronteriza.

"Parecen hacer política de fragmentos de sonido, y lo que la gente del interior de Estados Unidos piensa en lugar de verdaderamente comprender las necesidades reales", comentó Weisberg-Stewart.

Fernando García, director ejecutivo de la Red Fronteriza por los Derechos Humanos con sede en El Paso, Texas, denunció la enmienda al calificarla como "un plan indignante que fue ejecutado sin consultar con las personas que viven y trabajan en la frontera".

"Esto se suma a un sistema que todos sabemos es disfuncional e irresponsable ante el pueblo", dijo García.

"El elemento más obsceno del plan es que se crearía una frontera militarizada entre las naciones aliadas, donde no existe un conflicto militar", indicó.

"Recordamos a los senadores que más de seis millones de personas viven en el lado estadunidense de la frontera, y este plan pone sus derechos, vidas y su prosperidad en riesgo", añadió García.