Recordarán vida y obra de Raúl Araiza en la Cineteca Nacional

La Cineteca Nacional y la Academia Mexicana de Artes y Ciencias Cinematográficas (AMACC) rendirán un homenaje al cineasta y productor Raúl Araiza Cadena (1935-2013), con la proyección de sus películas más emblemáticas y una mesa redonda en la que diversos especialistas recordarán su vida y obra.

El reconocimiento se llevará a cabo, este jueves en la Sala 9 "Juan Bustillo Oro" y participarán el presidente de la AMACC, Juan Antonio de la Riva; el cineasta Julián Hernández y el presidente de la Sociedad Mexicana de Directores-Realizadores de Obras Audiovisuales, Víctor Ugalde.

En el marco del Día de la Academia, que cada mes se realiza en la Cineteca, se exhibirán filmes como "Cascabel" (1976), que le mereció a Araiza el Ariel en 1978; así como "En la trampa" (1978), historia de un joven aficionado a las carreras de automóviles que ve sus sueños truncados ante su futura paternidad.

La programación continuará con "Fuego en el mar" (1979), filme que plantea la problemática que vive el jefe de perforación de una plataforma petrolera de Campeche, cuya distancia de la tierra firme le hará experimentar celos obsesivos poniendo en riesgo la relación con su familia.

Raúl Araiza Cadena, quien falleció el pasado 8 de enero, tuvo su primer acercamiento con el Séptimo Arte cuando fue asistente de Julio Taboada hijo, para luego ingresar al Instituto Nacional de Bellas Artes, donde se preparó como productor y director de escena.

Tras un largo proceso en el que se consolidó como director televisivo, incursionó en 1976 en el medio cinematográfico donde destacó por filmes como "Lagunilla, mi barrio" (1980).

En una entrevista para la serie "Los que hicieron nuestro cine" de la Televisión Educativa y Cultural, Araiza Cadena expresó: "el cine para mí es como contar un libro, como hacerlo. A mí la película me lleva uno o dos años de mi vida: pensarla, circunstancias y pasos por los que se tiene que llegar hasta plasmarlos en una cinta, cuadro por cuadro lo que yo he pensado."

Mientras que Juan Antonio de la Riva aseguró que Raúl Araiza dejó plasmadas sus inquietudes y una obra que no ha perdido vigencia para el cine mexicano, "como testimonio de un director comprometido con su oficio".