Afirma Clarín que gobierno argentino controla 80 por ciento de medios

A más de tres años de sancionada la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual, más del 80 por ciento de los medios en Argentina dependen directa o indirectamente del gobierno, denunció hoy el Grupo Clarín.

"Hace algo más de cinco años, el gobierno iniciaba la etapa más virulenta de su escalada contra los medios independientes y elegía a Clarín como su principal adversario público", explicó la empresa en el boletín informativo que cada semana distribuye de manera digital.

A partir de ese momento, recordó el principal multimedios de este país, "siguiendo el guión del relato, los voceros K repetirían hasta el cansancio que se debía aprobar una ley de medios para terminar con los monopolios mediáticos".

Aseguró, sin embargo, que Argentina siempre se ha caracterizado por ser uno de los países con mayor diversidad mediática, ya que aquí existen 17 diarios nacionales, cinco canales analógicos y 32 digitales, y siete señales de noticias.

A ello se le suman, precisó, más de 12 mil radios y decenas de empresas prestadoras de servicios de cable e Internet, y el Grupo Clarín es sólo uno de los participantes en estos segmentos, dónde compite siempre con más participantes que el promedio mundial.

"Pero esa diversidad hoy corre riesgos. A más de tres años de sancionada la ley de servicios de comunicación audiovisual, más del 80 por ciento de los medios de comunicación dependen directa o indirectamente del oficialismo", acusó.

Antes de que se sancionara la Ley, dijo Clarín, estos medios no se mostraban dependientes del kirchnerismo pero "hoy fueron comprados por empresarios amigos o viraron su línea editorial a cambio de millonarias sumas de dinero provenientes de la publicidad oficial".

Clarín acompañó su boletín con siete anuncios publicitarios en los que no asume que es un medio opositor y se identifica como parte del 20 por ciento de medios "independientes" que aún queda en Argentina.

El gobierno de la presidenta Cristina Fernández ha favorecido la creación y el subsidio de una multitud de medios afines, pero es la prensa opositora formada por Clarín, La Nación y Grupo Perfil, la que sigue dictando la agenda mediática.

Aunque Clarín no es un monopolio, como lo define el gobierno, sí sigue teniendo una posición dominante en el mercado, porque controla el 41.8 por ciento de las licencias de radio, el 78 por ciento de la televisión abierta y el 59 por ciento del cable.

La llamada Ley de Medios, aprobada en 2009, estableció que ninguna firma podría controlar más del 35 por ciento del mercado audiovisual, por lo que Clarín rebasa los topes legales pero ha logrado evadir la nueva legislación con una serie de amparos.