Lamentan que se pague un costo "muy alto" por reforma migratoria

Grupos pro inmigrantes consideraron hoy que el proyecto de ley de reforma migratoria que avanza en el Senado de Estados Unidos supera obstáculos a "un costo muy alto", con disposiciones "aborrecibles" en la frontera con México.

"Las disposiciones son extremas y darán lugar a violaciones de los derechos humanos y las libertades civiles de ciudadanos y no ciudadanos en la frontera", afirmó la directora de la Oficina Legislativa de la Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU), Laura W. Murphy.

La activista sostuvo que estos abusos incluirán discriminación racial, uso excesivo de la fuerza, más vigilancia y aumento de las tasas de encarcelamiento.

"Ningún proyecto de ley viene sin defectos, y este proyecto tiene un montón de ellos", opinó sobre la iniciativa que pasó el lunes tras una votación en el Senado 67-27 para aprobar una enmienda final y cerrar el debate con el fin de avanzar a un voto final esta semana.

"A pesar de que esto significa que la reforma migratoria y el camino a la ciudadanía están más cerca, desafortunadamente es a un costo muy alto para nuestras comunidades y para la economía del país", dijo Natalia Jaramillo, representante de la Coalición de Inmigrantes de Florida.

Señaló que la enmienda "Frontera Segura", introducida por los senadores republicanos Bob Corken y John Hoeven, es fundamentalmente defectuosa, y sus únicos ganadores son los políticos antiinmigrantes y las grandes compañías de defensa.

Indicó que negociaciones de última hora originaron este acuerdo con un costo total de 30 mil millones de dólares y el cual busca "una militarización de la frontera sin precedentes, causando daños irreparables a las ciudades fronterizas y a nuestros valores".

"Hemos visto por décadas la errónea y dolorosa criminalización de nuestras comunidades, la cual no nos ha hecho más seguros ni más prósperos", lamentó Jaramillo.

Agregó que "al alto costo moral y financiero del proyecto de ley se suman los 15 años de espera para adquirir la condición de igualdad con la ciudadanía".

De ser aprobado por el Senado, el proyecto de ley para una reforma migratoria, que busca legalizar a unos 11 millones de indocumentados, debe aún ser conciliado con la versión de la Cámara de Representantes.