Someterá Estado peruano a consulta previa los proyectos mineros

El Estado peruano redobló su fiscalización a las regiones mineras del país al anunciar que todo proyecto de exploración se someterá a una consulta previa a las comunidades para evitar que se dañe el entorno ecológico.

Frente a brotes de inconformidad y unos 218 conflictos latentes, el gobierno recalcó a través de la Presidencia de la República que no se realizará ningún proyecto si antes no es consultada la comunidad donde se va a desarrollar para evitar posteriores enfrentamientos.

La posición gubernamental, detallada en un documento oficial, ocurre en momentos en que comuneros del norte del país se oponen al desarrollo del proyecto de oro de la empresa estadunidense Newmont.

En el proyecto, actualmente paralizado, Newmont tiene previsto invertir cinco mil millones de dólares, pero los pobladores se oponen porque consideran que generará contaminación y dañará el manto freático.

El gobierno del presidente Ollanta Humala ha exigido a Newmont y Buenaventura la construcción de cuatro reservorios para garantizar el agua a la población de la norteña región de Cajamarca, pero los comuneros han advertido que no dejarán avanzar las obras.

El Poder Ejecutivo ya promulgó la Ley de Consulta Previa, que fue aprobada por unanimidad en el unicameral Congreso y se basa en el Convenio 169 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

De esa manera, se reconoce de manera formal el derecho de los pueblos indígenas a ser consultados sobre las medidas legislativas o administrativas que afecten sus derechos colectivos, sobre su existencia física, identidad cultural, calidad de vida o desarrollo.

También corresponde efectuar la consulta respecto a los planes, programas y proyectos de desarrollo nacional y regional que afecten de manera directa esos derechos.