Pide Napolitano garantizar continuidad de gobierno italiano

El presidente Giorgio Napolitano pidió hoy "continuidad en las instituciones de gobierno" ante rumores de una crisis política luego que el ex primer ministro Silvio Berlusconi fue condenado ayer a siete años de cárcel por concusión y prostitución de menor.

"La continuidad es un elemento esencial, no significa conservadurismo o inmovilismo", declaró el mandatario al participar en un acto público en Roma.

"Quisiera que hubiera un poco más de continuidad en las instituciones de gobierno, porque en Italia tenemos el récord de la fibrilación política", agregó.

Resaltó que no han pasado ni dos meses del nacimiento del Ejecutivo de coalición de Enrico Letta y ya se habla "de la próxima e inminente, o amenazante o fatal crisis de gobierno".

Sin embargo, algunos analistas resaltaron que Berlusconi, cuyo Partido del Pueblo de la Libertad (PDL) apoya al gobierno de Letta, no está interesado en abrir la crisis porque perdería su único bastión institucional de defensa ante sus problemas judiciales.

Pero para otros el PDL buscaría abrir la crisis después del verano, mientras Letta, del centroizquierdista Partido Democrático, intentaría ganar tiempo.

Il Cavaliere llegó esta tarde desde Milán para entrevistarse en Roma con el primer ministro y según el diario La Repubblica le habría asegurado que por ahora no quitará el apoyo a su Ejecutivo, pero que es necesaria una reforma del sistema judicial.

Por su parte, el líder del PDL en la Cámara de diputados, Renato Brunetta, anunció a una radioemisora que iniciará una recolección de "millones de firmas" para pedir a Napolitano poner fin a "la guerra" de la magistratura contra Berlusconi.

Para los analistas, aunque el ex primer ministro aun puede impugnar la sentencia de la víspera ante el Tribunal de Apelaciones y, en última instancia, frente a la Corte Suprema, el veredicto de culpabilidad por concusión (abuso de poder) y prostitución menor representa otro golpe para su imagen internacional.

Berlusconi fue declarado culpable en el llamado proceso Ruby, que lleva el apodo de la marroquí Karima El Mahroug, a quien, según los jueces, pagó a cambio de sexo cuando ella era menor de edad.

Pero los problemas judiciales de Il Cavaliere parece que solamente empeorarán, pues para el jueves están previstas dos audiencias clave.

En una la Corte Suprema discutirá la impugnación de Berlusconi contra la sentencia de la Corte de Apelaciones de Milán, que en julio de 2011 condenó a su grupo Fininvest a pagar 560 millones de euros al empresario Carlo De Benedetti, por arrebatarle a inicios de los 90 el control de la editorial Mondadori tras corromper a jueces.

Ese mismo día tendrá lugar ante el Tribunal de Nápoles la audiencia preliminar del juicio por corrupción contra Il Cavaliere, acusado de haber sobornado en 2006 a un parlamentario para que se pasara a su partido y quitara apoyo al Ejecutivo de Romano Prodi.