Legisladores pedirán informes sobre protección civil en antros del DF

La bancada priista en el Senado presentó un punto de acuerdo para exhortar al jefe del Gobierno del Distrito Federal, Miguel Ángel Mancera, a remitir un informe sobre las medidas de protección civil y la verificación en los llamados "antros" y "giros negros" que operan en la capital del país.

Al cumplirse un mes de la desaparición de jóvenes en el bar "After Heaven" y cinco años de la tragedia en el New's Divine, la senadora Verónica Martínez dijo que el común denominador de casos de este tipo es la falta de medidas de seguridad y de protección civil que prevalecen en esos centros de diversión capitalinos.

Por ello la Comisión Permanente del Congreso de la Unión prevé analizar este miércoles un nuevo exhorto a Mancera Espinosa para que informe sobre la situación de los llamados "giros negros" en la ciudad y las acciones emprendidas durante los primeros seis meses de su administración para ordenar su operación.

En el punto de acuerdo presentado por Martínez Espinoza destaca el caso de los 12 jóvenes desaparecidos en un bar de la Zona Rosa, así como los ocurrido en 2008 en el New's Divine, donde murieron 12 menores de edad, y en el año 200 en el Lobohombo, con un saldo de 22 fallecidos.

"La constante de estos casos es la flexibilidad en las medidas de protección civil, la no existencia de salidas de emergencia, de cámaras de vigilancia al interior de los antros, el no uso de arcos de detección de armas, que han derivado en tragedias o en casos como la reciente desaparición de estos jóvenes", subraya el texto.

En el punto de acuerdo se propone exhortar a Mancera y a la Asamblea Legislativa a revisar el marco legal vigente, la atribución en la operación de "giros negros" de los jefes delegacionales y, de ser necesario, promover las reformas correspondientes para evitar vacíos legales y discrecionalidad del otorgamiento de permisos.

"La Comisión Permanente del Congreso de la Unión exhorta al jefe de Gobierno del Distrito Federal a establecer un programa de vigilancia permanente en materia de protección civil y seguridad en favor de los cientos de miles de jóvenes que todos los fines de semana acuden a estos centros de diversión".

En entrevista. la legisladora expuso que en un gran porcentaje los llamados "giros negros" de la capital carecen de medidas que salvaguardan la integridad de los clientes, todo ello al margen del estatus legal con que operen.

"Más allá de las investigaciones que se realizan en el caso After Heaven respecto sobre el paradero de estos jóvenes, entre los que se encontraba un menor, y el debate sobre el tema si fue delincuencia organizada, ajuste de cuentas u otra hipótesis, es evidente que existe un vacío de autoridad en la operación de los llamados giros negros", dice.

De acuerdo con la Asociación Nacional de la Industria de Discotecas, Bares y Centros de Espectáculos (Anidice) en la capital del país, existen aproximadamente 300 "giros negros", de los cuales 20 son "afters" y la mayoría están en la delegación Cuauhtémoc.

La misma asociación reconoce que estos sitios durante el día funcionan como restaurantes y por la noche se convierten en centros de entretenimiento que cambian de nombre constantemente, por lo que son difíciles de detectar. Además calculan que cada fin semana, 500 mil personas, en su mayoría jóvenes, buscan diversión en esos sitios.

El Área de Inteligencia de la Secretaría de Seguridad Pública del Distrito Federal realizó en 2012 una investigación sobre dichos lugares y reveló la existencia de 947 establecimientos que violan leyes y reglamentos.

La integrante de la Comisión de Justicia expuso que el problema radica en que a pesar de esas radiografías, datos, evidencias e incluso tragedias como las mencionadas en el Lobohombo y New's Divine, así como el incierto desenlace en el reciente caso del After Haven, siguen operando.

Además sólo son sometidos a revisiones y clausuras temporales y después continúan operando con otros nombres, pero con las mismas irregularidades y riesgos para los asistentes.

"Al margen de que estos centros de diversos tengan o no permiso, operen mediante amparos, se encuentren protegidos por alguna autoridad delegacional o del propio Distrito Federal, las autoridades tienen la obligación de revisar sus medidas de seguridad", insiste el texto.

Ello es la existencia de extintores, rutas de evacuación, existencia de salidas de emergencia, cámaras de vigilancia, ingreso de menores de edad, horarios con los que funcionan, quiénes son los propietarios, arcos de seguridad para detectar armas.

El punto de acuerdo que se prevé sea analizado esta semana, subraya que no se trata de realizar una clausura masiva de antros o centros de diversión, sino de iniciar un programa que revise todos y cada uno de estos sitios y cumplir con la Ley de Establecimientos Mercantiles del Distrito Federal.