España por debajo de promedio en población con bachillerato o carrera

España tiene 22 por ciento de su población de entre 25 a 64 años de edad con un máximo de estudios de bachillerato o formación profesional, 22 por ciento menos que el promedio de países de la OCDE.

Al presentar el informe "Panorama de la Educación en 2013", la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE) indicó que 46 de la población en ese rango de edad cuenta con estudios de hasta secundaria, lo que es 21 por ciento sobre los demás países del grupo.

En cuanto a nivel universitario, tanto España como el promedio de países de la OCDE están en 32 por ciento de sus poblaciones entre 25 y 64 años de edad.

Expuso que el problema en el 22 por ciento de la segunda etapa de secundaria "es que está desequilibrado, ya que sólo 8.4 por ciento tiene estudios de formación profesional de grado medio (14.1 por ciento restante tiene bachillerato), por 33.5 por ciento de la OCDE".

En formación profesional de grado medio, España ha mejorado de forma notable las tasas de graduación al pasar del 9.0 por ciento en 2000 al 29 por ciento de 2011, pero el nivel está por debajo de la OCDE que es del 38 por ciento.

Consideró que la etapa de convergencia de España con los demás socios se dará en próximos años, pero para ello necesita "reducir el porcentaje de alumnos que sólo logra la secundaria obligatoria o que ni siquiera llega a ese nivel".

La OCDE precisó que otro aspecto que refuerza el potencial de convergencia del sistema educativo de España con su entorno es que se encuentra entre los países con las tasas de matrícula más elevadas en Educación Infantil.

Señaló que hasta los dos años están escolarizados el 28.6 por ciento de los niños y niñas, frente al 3.5 por ciento de media en los países de OCDE.

Además, según el estudio PISA 2009, los alumnos de 15 años que iniciaron su escolarización en Educación Infantil, obtienen mejores resultados que aquellos que la iniciaron con la educación obligatoria, incluso después de tener en cuenta el entorno socioeconómico.

Sobre el financiamiento de los estudios, indicó que "España destina nueve mil 608 dólares al año de gasto público por cada alumno en la educación pública, 15 por ciento más que el promedio de la OCDE".

"El financiamiento del sistema educativo español es superior a la de los países de nuestro entorno en todos los niveles educativos: infantil, primaria, secundaria y terciaria", abundó.