Saúl Hernández asegura que Caifanes no tiene nada que demostrar

El vocalista de Caifanes, Saúl Hernández, aseguró que a dos años de haberse reunido nuevamente, tras 16 años de separación, la banda atraviesa por un momento muy particular en el que disfruta del cariño de la gente sin la necesidad de tener un disco nuevo o ser el grupo de moda.

"Todo lo que ha pasado es maravilloso, más de un millón y medio de personas nos han visto en los últimos dos años... creo que estamos en un lugar donde comprobamos que la pasión tiene memoria", expresó el vocalista de la banda integrada también por Sabo Romo, Alfonso André, Diego Herrera y Alejandro Marcovich.

A 27 años de su creación, Saúl consideró que Caifanes no tiene nada que demostrar, "si sacamos un nuevo disco será porque se dan las condiciones necesarias para hacerlo, pero si no, de todos modos seremos felices, no sacaremos un nuevo disco por presión".

En declaraciones a los medios, Saúl señaló que aunque no descarta la posibilidad de que se pueda realizar un documental o una película sobre Caifanes, sería necesario encontrar quien se encargara de hacerlo, porque él tiene muchas cosas en la cabeza y muchos planes por el momento.

"A mí me encanta el cine, mi padre era cinéfilo y creo que el documental abre una puerta mucho más cercana y real a nosotros, es una herramienta más práctica para contar nuestras historias", expresó el líder de la banda.

Indicó que existe material en video suficiente para realizar un documental sobre la historia de la banda, "es algo que tenemos ganas de hacer, pero seguimos en la búsqueda de alguien ordene nuestra locura porque somos cinco personalidades ansiosas de aterrizar este proyecto, ya sea DVD o digital".

El intérprete, quien hoy presentó el documental "Sugar man" en un complejo cinematográfico de esta capital, aseguró que el filme dirigido por Malik Bendjelloul que tendrá su estreno comercial el 28 de junio, está basado en la credibilidad y que deja claro que la victoria no es el único camino hacia la gloria.

Destacó que de alguna manera se identifica con el protagonista del filme por cierta marginación que vivió en el inicio de su carrera con Caifanes, "nosotros tuvimos que pelear por los espacios, porque en ese momento no existía una apertura o conciencia de lo que estábamos haciendo, afortunadamente seguimos soñando y trabajando en la música".

Recordó que en aquella época (años 80 y 90) no había los puentes de comunicación como los que existen ahora, "había una contracultura subterránea que hasta la fecha sigue siendo muy poderosa, pero nosotros no caímos en una automarginación, nunca nos detuvimos".

Finalmente, Saúl señaló que la gira de presentaciones concluyó en Estados Unidos y México, solo faltan algunas fechas en el interior del país, "creo que ha llegado el momento de hablar menos y trabajar más en el sentido creativo... yo sigo componiendo nuevos temas".