Protestan dos mil personas de manera pacífica en Río de Janeiro

Unas dos mil personas se concentraron en el centro de esta ciudad para continuar con las protestas contra las políticas económicas del gobierno de Brasil, que encabeza la presidenta Dilma Rousseff.

Pese a que por la tarde la mandataria anunció cinco pactos en busca de solucionar las peticiones de los inconformes, esta situación no fue impedimento para que una vez más la gente saliera a las calles en este famoso centro turístico.

Una de las principales consignas de la movilización fue el rechazo a la PEC 37, también llamada "PEC de la impunidad", una enmienda constitucional que está siendo estudiada por el Congreso para reducir los poderes de investigación del Ministerio Publico, lo cual es visto como algo que favorecería la impunidad.

La concentración se dio en la Iglesia de la Calendaría, para de ahí avanzar por la avenida Río Blanco hasta llegar a la Plaza Floriano, donde permanecieron ante la mirada atenta de la Policía Militar, sin que se registraran actos de violencia, más que algunos casos aislados que no tuvieron ningún tipo de repercusión.

La gente se comenzó a dispersar y poco después de las 20:30 hora local se abrió la circulación en dicha avenida, que estuvo cerrada casi tres horas, lo que provocó que muchos negocios hicieran lo propio para evitar cualquier tipo de saqueo.

En otros lugares como Teresina, capital del estadio de Piauí, que se localiza en la Región Nordeste del país, fueron detenidas al menos 20 personas tras enfrentarse con la policía, con saldo de dos heridos.

Luego de una reunión de Rousseff con gobernadores y alcaldes en el Palacio do Planalto, fueron anunciadas una serie de acciones a nivel estatal, municipal y federal para satisfacer las demandas de las personas que se han manifestado por millones durante la última semana en más de 80 ciudades.

Dentro de los cinco puntos destaca el de estabilizar la economía para detener la inflación, así como una Reforma Política que permita luchar contra la corrupción.