Advierten que riesgos en Iztapalapa pueden extenderse al centro

El jefe delegacional en Iztapalapa, Jesús Valencia, alertó que de no aplicarse una política de Estado en la que participen los tres niveles de gobierno para "blindar" a esa demarcación, sobre todo en materia de seguridad, se extenderán sus "riesgos" al centro de la ciudad.

"El agua, la seguridad y el empleo, elementos indispensables para que las personas puedan vivir con dignidad, requieren de una inversión físico-financiera tan importante que es absolutamente necesario pensar en una política de Estado para poder salir adelante en Iztapalapa", recalcó.

Al comparecer ante la Comisión de Administración Pública Local de la Asamblea Legislativa del Distrito Federal (ALDF) dijo que Iztapalapa es una concentración urbana compleja, diversa, pobre, desigual, que año con año enfrenta graves problemas de agua, inseguridad, desempleo, salud, educación y movilidad.

"Problemas que no podemos dejar de mencionar porque lo que hay en el fondo es una gran cantidad de iztapalapenses que carecen de los elementos básicos para tener una vida digna", resaltó.

Esto, expuso, no puede seguir así, por lo que es indispensable que legisladores, los gobiernos de la ciudad y federal, medios de comunicación y organizaciones de la sociedad civil "volteemos al oriente de la ciudad".

Se trata de "reconocer que mucha gente de Iztapalapa simple y sencillamente no tiene cómo ejercer sus derechos fundamentales", aunque admitió más adelante que "el Gobierno del Distrito Federal está invirtiendo fuerte en Iztapalapa, principalmente en agua e infraestructura".

Refirió que tan sólo en el periodo 2012-2013, es decir, en la actual administración, el Sistema de Aguas de la Ciudad de México ha invertido 241 millones de pesos en obras de sustitución de la red secundaria de agua potable en tomas domiciliarias, obras en pozos y la construcción de dos plantas de rebombeo, en la Era y Huitzico.

"Eso es algo que nos ayuda mucho, pero también reconozco en el gobierno de la ciudad que tiene la inversión más fuerte en materia social, más de seis mil millones de pesos se invierten año con año en política social en Iztapalapa", subrayó.

En entrevista al término de su comparecencia de poco más de dos horas, tiempo durante el cual grupos de iztapalapenses se manifestaron afuera del recinto de Donceles y Allende para gritar consignas en su contra, el jefe delegacional se refirió a la Cruzada contra el Hambre.

Explicó que existen diferencias con la Secretaría de Desarrollo Social en cuanto al padrón que debería ser beneficiado en la demarcación con dicho programa.

Mientras esta dependencia identificó en Iztapalapa a 51 mil personas, "nosotros decimos que son 650 mil con un grado de pobreza", mencionó.

Por ello, abundó, están solicitando al gobierno federal el uno por ciento del monto total de la cruzada que representan dos mil 890 millones de pesos anuales.

En otro tema, el jefe delegacional rechazó la legalización de las drogas y afirmó que esto agudizaría más el problema, sobre todo en una demarcación como la que él gobierna, pues ésta ocupa el primer lugar en el consumo de solventes y donde es más barato comprar una "mona" que un cigarro, remató.