Cesan ancianos nicaragüenses protesta en demanda de pensiones

Decenas de ancianos nicaragüenses que reclaman "una pensión reducida" al gobierno del presidente Daniel Ortega, dejaron hoy un pequeño parque en el antiguo centro de Managua donde fueron replegados el sábado luego de una semana de protestas.

Ante una numerosa marcha sandinista convocada por el Frente Nacional de los Trabajadores (FNT), los "viejitos" decidieron retirarse por temor a las turbas que "vienen bajando", dijo a periodistas uno de los manifestantes.

"Nos retiramos porque de noche se disfrazan y vienen a agredirnos, pero volveremos todos los días" porque "la lucha sigue, es diaria, es permanente", añadió sin proporcionar su identidad.

La Unidad Nacional de Adulto Mayor (UNAM), que lidera la protesta, va a "revisar el lugar donde nos vamos a poner", dijo el anciano que sólo se identificó como "Juan Pueblo".

El sábado "nos agarraron, nos agredieron en la madrugada", relató, en referencia al desalojo en las afueras del Instituto Nicaragüense de Seguridad Social (INSS), donde también fueron reprimidos estudiantes que los acompañaban en improvisadas "champas" de plástico.

Un grupo de doce jóvenes, que apoyaban una protesta de los ancianos por una pensión reducida, interpuso este lunes una denuncia ante el Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (CENIDH), cuya presidenta Vilma Núñez la llevará ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos.

Este mediodía, Zoilamérica Ortega, hijastra del presidente Ortega y de la primera dama Rosario Murillo, llevó alimentos y agua a los adultos mayores después de sortear toda clase de obstáculos para impedir el ingreso.

A unos 200 metros, los jóvenes sandinistas instalaron una tarima que incluye música revolucionaria y vivas a Ortega, en espera de unos diez mil empleados públicos que asisten a la caminata, estimó la presentadora del estatal Canal 6 de Televisión.

Se trata de "una marcha de la solidaridad, una caminata de las victorias, marcha por el porvenir que todos queremos", afirmó a su vez Murillo, esposa y vocera del presidente Ortega.

Un manifestante sandinista dijo que se requiere "pararse duro contra la oposición porque nos ha atacado fuertemente", y sostuvo que "estamos apoyando estas luchas sociales que nuestro gobierno está haciendo".