Avanza la reforma migratoria a voto final en el Senado de EUA

La reforma migratoria superó hoy una prueba mayor en Estados Unidos, luego que los senadores aprobaron limitar el debate de una enmienda que incluye un refuerzo de la seguridad fronteriza con México, lo que allana el camino para un voto final.

Con 67 votos a favor y 27 en contra, senadores demócratas y republicanos aprobaron poner un límite de 30 horas al debate de la enmienda que incluye la contratación de 20 mil nuevos agentes para la Patrulla Fronteriza, entre otros elementos.

El desenlace del voto procedimental sugiere que los partidarios de la reforma migratoria cuentan los votos necesarios para aprobar tanto la enmienda como la iniciativa de ley en su conjunto sin tener que superar un nuevo intento de bloqueo de los opositores.

La enmienda prevé destinar 30 mil millones de dólares a la frontera, completar mil 126 kilómetros de bardas, así como implementar a nivel nacional el programa E-Verify, para verificar la elegibilidad laboral de los trabajadores.

Asimismo, contempla el establecimiento de un sistema electrónico para monitorear la entrada y salida de las personas que entran a los Estados Unidos con visas.

Los senadores republicanos Bob Corker y John Hoeven presentaron la enmienda la semana pasada para lograr que sus colegas se unan a la mayoría demócrata en el Senado para aprobar el proyecto que incluye una vía a la legalización de unos 11 millones de indocumentados.

El líder de la mayoría demócrata del Senado, Harry Reid, presentó una enmienda modificada de su colega demócrata Patrick Leahy, a fin de asegurar que la iniciativa final incluye una ruta a la legalización con ciudadanía de 11 millones de inmigrantes indocumentados.

La aprobación de la enmienda luego del debate busca pavimentar el camino para un apoyo similar al proyecto de ley de reforma migratoria del Senado, impulsado por un grupo bipartidista de ocho legisladores, para antes del receso del 4 de julio por el Día de la Independencia.

La votación decisiva en el Senado tiene como objetivo presionar a la Cámara de Representantes, controlada por los republicanos, que analiza por su parte proyectos enfocados en la seguridad fronteriza y la aplicación interna de la ley.

La instrumentación de esas medidas, a las que se agregan futuros procedimientos de deportación a personas con visas expiradas, la verificación de empleo, salida y entrada del país, será necesaria para que los indocumentados que se acojan a una legalización obtengan la residencia permanente.

El presidente Barack Obama defendió este lunes el proyecto de ley de reforma migratoria en el Senado como la respuesta equilibrada que requiere el actual e ineficiente sistema.

"Todos reconocemos que es tiempo para tener una amplia reforma migratoria", dijo el mandatario antes de dar inicio de una reunión con mujeres y hombres de negocios en la Casa Blanca para discutir este tema.

Se espera el voto final de la enmienda y de la iniciativa de reforma migratoria general en el Senado antes del viernes.