Señalan falta de acuerdo energético en Chile para instalar proyecto

El vicepresidente ejecutivo del proyecto energético chileno HidroAysén, Daniel Fernández, indicó hoy que el emprendimiento será viable si se logra un acuerdo nacional para construir un sistema público de transmisión energética.

"Se requiere un acuerdo político que promueva una línea de transmisión para todos los proyectos y en esa medida va a ser viable HidroAysén", dijo el ingeniero civil que está a la cabeza del controvertido proyecto, rechazado por amplios sectores del país.

El proyecto contempla inundar unas seis mil hectáreas para construir cinco plantas hidroeléctricas en la región de Aysén, en el sur de Chile, conocida por sus paisajes que atraen a millares de turistas.

Además de las centrales hídricas, la preocupación está centrada en los cerca de dos mil kilómetros de líneas de alta tensión que se deberán tender para abastecer de energía a la zona central de Chile.

En rueda de prensa con corresponsales extranjeros, el ejecutivo reconoció que uno de los problemas presentes para proyectos de construcción de hidroeléctricas en una zona de privilegiada naturaleza ha sido la reacción negativa de las comunidades locales.

Decenas de miles de personas en todo el país se lanzaron a las calles en 2011 para rechazar la realización del proyecto, y Fernández reconoció que "ha faltado un trabajo de la empresa en generar las confianzas de esas comunidades".

Por otro lado, indicó, lo singular de la situación de HidroAysén "es que nosotros tengamos durante dos años una reclamación en un Comité de Ministros, que tenía un plazo de 60 días, y no ha sesionado, es un golpe a la institucionalidad".

Fernández apuntó que "el gobierno se ha encontrado entrabado por una situación política (el rechazo ciudadano), que le ha hecho considerar complejo la aprobación del proyecto".

Para el ejecutivo, la demora en autorizar la ejecución del proyecto provocará una crisis energética en el país y perjudicará a otras áreas productivas, como la minería, así como a las inversiones.

"Si las señales que da Chile de incertidumbre en la aprobación de los proyectos, hay judicialización de los mismos, no se cumplen los plazos, no están invitando precisamente a que hayan inversiones", dijo.

El megaproyecto hidroeléctrico, propiedad de las empresas Endesa y Colbún, lleva cerca de dos años en espera de una definición del Comité de Ministros, luego que el 9 de mayo de 2011 obtuviera su Resolución de Calificación Ambiental.

HidroAysén, que tenía un costo inicial de tres mil 200 millones de dólares para las cinco centrales y un monto similar para la línea de transmisión, ahora requeriría entre 25 y 30 por ciento más, superando en total los ocho mil millones de dólares.

El proyecto contempla producir dos mil 750 megavatios, y para el año 2025 completaría el 20 por ciento de la electricidad del Sistema Interconectado Central (SIC).