México, con bajo nivel de solicitudes de patente en Europa

Sólo 200 de las 265 mil solicitudes que recibió la Oficina Europea de Patentes (EPO, por su siglas en Inglés) el año pasado, fueron de empresas mexicanas, señaló el presidente del organismo, Benôit Battistelli.

En conferencia de prensa, enfatizó que "es verdad que hay pocas solicitudes de patentes mexicanas en Europa, pero no solo pasa en México sino en toda América Latina, creo que hay campo para mejorar y estoy convencido que en los próximos años veremos un incremento de estas solicitudes".

Battistelli confió en que la presentación de solicitudes de patentes por parte de mexicanos alcance en un futuro un desarrollo similar al que registró Corea del Sur y que ha llevado a este país a ser un líder en la materia.

"Hace 20 años nadie hubiera pensado que Corea del Sur se convertiría en un protagonista importante de patentes, ahora es de los cinco más grandes, así que estoy convencido que lo que hizo, lo pueden hacer otros países como México", expresó.

Dijo que los principales usuarios en la EPO son Estados Unidos, Japón y Alemania, toda vez que 65 por ciento de las solicitudes son de países no europeos.

En contraste, el director general del Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial (IMPI), Miguel Ángel Margáin, dijo que las compañías europeas se encuentran entre los usuarios más activos del sistema de patentes en México, por lo que representan una parte considerable de las solicitudes.

La EPO es una organización internacional que está compuesta por 38 países europeos, de los cuales 28 pertenecen a la Unión Europea, y es una de las más grandes oficinas del mundo al recibir sólo en 2013 más de 265 mil solicitudes de patentes, de las cuales 65 mil ya se entregaron.

La visita de Barttinelli a México tuvo como principal motivo reforzar la cooperación bilateral en materia de patentes y apoyo a la innovación.

Al respecto, Margáin, enfatizó que la EPO es un aliado estratégico de México que ayudará a cumplir con el compromiso nacional de aumentar el número de patentes solicitadas por mexicanos.

El eje central de cooperación entre la EPO y el IMPI será compartir mejores prácticas en el procedimiento de concesión de patentes, creación de capacidad, información sobre patentamiento y soluciones de Tecnologías de la Información (TI).

Margáin recordó que la cooperación del IMPI con el organismo internacional se remonta a 1990 cuando la EPO comenzó a proporcionar conocimientos especializados a México para desarrollar su procedimiento de concesión de patentes.

Desde entonces, refirió se han firmado varios acuerdos bilaterales como el firmado en septiembre pasado que tiene como objetivo mejorar los servicios que se ofrecen a los inventores y empresas innovadoras en México.