Nicaragua reconoce a líderes indígenas como delegados judiciales

Un grupo de 54 líderes indígenas de Nicaragua fue juramentado en calidad de auxiliar para atender faltas y delitos de menor gravedad en los territorios Amak, San Andrés y Raiti Bocay, en el norteño departamento de Jinotega.

Los líderes fueron nombrados auxiliares de los jueces locales para garantizar el acceso a la justicia en territorios habitados por las etnias miskitas y mayangnas, declaró a la prensa el vicepresidente de la Corte Suprema de Justicia, magistrado Marvin Aguilar.

Los jueces comunales y delegados ante la autoridad judicial funcionarán en una Zona de Régimen Especial del Alto Wagki Bocay, ubicada en la ribera del río Coco, en la frontera con Honduras.

Los delegados judiciales "pueden resarcir el daño y resolver sin necesidad de mandar a prisión mediante la aplicación de sanciones que históricamente han impuesto en las comunidades indígenas", afirmó.

A excepción de los delitos de asesinato, homicidio y violencia intrafamiliar, los jueces indígenas pueden actuar en labores de mediación y prevención.

La mediación del juez comunitario es voluntaria y las partes tendrán la opción de someterse al juez local.

Los alejados territorios de Amak, San Andrés y Raiti Bocay han sido incluidos en una Zona de Régimen Especial, ubicada en la ribera del río Coco (Alto Wangki).

El Caribe nicaragüense alberga a los grupos étnicos mayangnas, miskitos, ramas, garífunas y creoles, entre otros.