Firman Reino Unido y Francia amplios tratados bilaterales

Los gobernantes del Reino Unido, David Cameron, y de Francia, Francois Hollande, firmaron hoy aquí amplios acuerdos bilaterales en materia militar y de energía, y convinieron combatir movimientos extremistas en Siria.

En conferencia de prensa conjunta, Hollande afirmó que hay 600 o 700 ciudadanos británicos y franceses en Siria, "gente joven manipulada que va a la zona de combate afectada por esta propaganda". "Lo vamos a combatir", aseveró.

En la base de la Fuerza Aérea británica de Brize Norton, al noroeste de esta ciudad, donde se realizó la cumbre anglo-francesa, ambos mandatarios coincidieron en que seguirán presionando para una solución en Siria.

"Lo que está pasando en Siria es una escalada que puede poner en riesgo toda la región y traer dificultades para Europa", afirmó el presidente francés.

Sobre su vida personal y su supuesta relación sentimental con la actriz francesa Julie Gayet, el presidente declinó responder.

Un periodista británico del diario Daily Telegraph le cuestionó si Francia se ha convertido en un "hazmerreír internacional" y si le gustaría que Gayet estuviera a su lado en este viaje.

"Con respecto a tu segunda pregunta, rechazo responder", dijo enfático.

A pesar de las sonrisas, no se logró un acuerdo sobre reformar el tratado de la Unión Europea (UE).

El primer ministro británico, Dabid Cameron, ha prometido renegociar la membresía de Gran Bretaña en Europa y convocar a un referendo en 2017 sobre la permanencia de este país en la UE.

"El Reino Unido tiene derecho a organizar el referendo y respeto esta decisión", dijo Hollande, pero afirmó que para Francia "no es urgente" revisar el tratado de la UE antes de 2017.

"A Francia le gustaría que Reino Unido se quede en la Unión Europea, a Francia le gustaría tener una unión más eficiente, para tener crecimiento, empleos y capacidad para proteger a nuestra población", enfatizó Hollande.

"Me gustaría que la zona del euro esté mejor coordinada y si hubiera cambios al texto creemos que no son urgentes, revisar el tratado no es una prioridad", apuntó.

Cameron, por su parte, reiteró que la relación con Francia es tan "cercana e importante como siempre" y señaló que ambos países quieren ser actores centrales en el escenario global.

La cumbre anglo-francesa, la primera desde que Hollande llegó a la presidencia en 2012, continuará con un almuerzo privado en un pub tradicional, donde se espera que ambos mandatarios sigan negociando acuerdos bilaterales.