Aplaude PAN inspección a proyecto habitacional en la Miguel Hidalgo

La diputada local panista Gabriela Salido se congratuló por la petición de la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) al gobierno local de inspeccionar y vigilar el proyecto habitacional Conjunto Residencial Príncipes, en la delegación Miguel Hidalgo.

Sin embargo, dijo, hay temas pendientes como el juicio de lesividad que inició la Consejería Jurídica, luego de que el problema se originó por la emisión incorrecta de un certificado de uso de suelo por parte de la Secretaria de Desarrollo Urbano y Vivienda.

La semana pasada la Profepa solicitó al Gobierno del Distrito Federal dichas acciones en el proyecto habitacional Conjunto Residencial Príncipes por contemplar la remoción de árboles.

Asimismo pidió a la autoridad local ponderar la posibilidad de solicitar la presentación de un estudio técnico para determinar el número de árboles por especie, diámetro y altura, así como la ubicación de éstos, y los criterios para elegir los árboles a remover.

En entrevista, Salido Magos dijo que en diciembre solicitó a la Asamblea Legislativa informar a la Procuraduría General de Justicia local de estas irregularidades y que se apliquen sanciones correspondientes por daño ambiental, propuesta que fue mandada "a la congeladora", pues no ha sido dictaminada.

Sostuvo que dicho desarrollo inmobiliario, ubicado en Parque de los Príncipes número 98 viola el uso de suelo y el plan parcial de desarrollo, y que si su petición hubiera sido aprobada por la ALDF, el gobierno capitalino no hubiera recibido la recomendación de la Profepa.

El conjunto residencial que se construye prevé dos torres con cinco departamentos de más de 630 metros cuadrados, una casa club y 37 cajones de estacionamiento, lo que "además de violar el programa parcial de desarrollo y uso de suelo, genera daños irreversibles al medio ambiente", agregó.

Recordó que en marzo del 2013 la Secretaría del Medio Ambiente local autorizó la manifestación de impacto ambiental para intervenir el área verde del bosque de Chapultepec, y que la desarrolladora GFI Grupo Inmobiliario tale 293 árboles y reubique otros 108 "a cambio de pagar la cantidad de cuatro millones 100 mil pesos".