Protagonista de "La vida de Adéle" temía reacción de sus padres

La actriz Adéle Exarchopoulos confesó en entrevista con el diario El Tiempo que tenía grandes temores y nervios de cómo iba reaccionar el público y su familia frente a la película que ella protagoniza "La vida de Adele".

Contó que en la proyección de la película en Cannes le dijo a su padre: "Cualquier cosa que veas, recuerda que ésto es cine, es una recreación; somos actores retomando una historia".

La historia generó polémica por las escenas de sexo explícito, pero en realidad ofrece una historia de amor con sus triunfos y sus conflictos. La trama se centra en la pasión de dos mujeres: Adèle (Adèle Exarchopoulos) y Emma (Léa Seydoux).

"Teníamos -dijo-un poco de miedo de la reacción que pudiera generar la película, debido a algunas escenas de sexo. Pero, al final, me siento muy tranquila ya que el público que la ha visto ha entendido realmente hacia dónde va la historia".

Sostuvo que cuando leyeron el guión, "sabíamos con Léa Seadoux que nos estábamos metiendo en una historia compleja. Tratamos de debatir el contenido con la mayor libertad posible con el director, Abdellatif Kechiche".

"Pero exponer los sentimientos que pide la historia fue, en muchas ocasiones, mucho más difícil de lo que la gente cree", enfatiza la protagonista, de 20 años, quien comenzó su carrera en la serie R.I.S Police Scientifique.

Afirmó que le gustó "la forma como se le hace justicia a la mujer en esta película. Cómo la figura femenina cobra ese protagonismo tan importante dentro de un marco de realismo total. Fue un trabajo exigente en el que Kechiche siempre trató de captar el misterio detrás de nuestros personajes".

Consideró que es "una gran historia, pero como en todo, hay partes buenas y partes débiles en el proceso. Al director no le agradó que comentáramos que algunas veces fue muy exigente y duro con nosotras durante el rodaje".

"Yo sabía, por los storyboards (dibujos de las escenas), que íbamos a filmar situaciones explícitas y Kechiche me dijo que quería mostrar esa pasión por el sexo que puede sentir cada persona. Quería filmar esas escenas como la vida misma, algunas veces aburrida, otras, emocionante", agrega.

Recordó que le dije a Kechiche que ella "estaba dispuesta a hacer lo que me pidiera. Cuando Léa estaba desnuda me dio algo de pena, porque es una actriz con más trayectoria que yo, y tratar de dar ese sentido de intimidad real a la película, no fue nada fácil".

"En Cannes, por ejemplo, imaginé que estaba de vacaciones en Tailandia, tomándome unas margaritas", dijo y agregó que su padre pese a sus temores, él "demostró que es muy maduro y respeta mi trabajo".