Rescatados, tres millones de mexicanos en pobreza extrema: Montano

A un año de la puesta en marcha de la Cruzada Nacional contra el Hambre, se rescataron tres millones de mexicanos de los siete en extrema pobreza, afirmó el presidente de la Comisión de Desarrollo Social, José Alejandro Montano Guzmán.

"En este momento son tres millones que ya tienen alimento, en la estimación del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social tres de los siete que estaban en extrema pobreza sin alimentación, ya pudieron rescatarse, ese programa puede lograr la meta este año de cuando menos seis", dijo.

Al participar en el Foro Nacional de Consulta para la Elaboración de la Política de Desarrollo Social 2013-2018, destacó que el gobierno federal tiene como objetivo terminar con el asistencialismo, promover la autosuficiencia alimentaria y garantizar que el funcionario, de cualquier orden de gobierno, que no maneje bien los recursos enfrente la ley.

Comentó que los programas sociales no se frenarán por cuestiones electorales, "van encauzados, están bajo una estrategia específica, están convergiendo varias dependencias coordinadas en los estados y municipios".

El representante del Partido Revolucionario Institucional (PRI) informó que en los estados se crearon consejos que avalan quiénes serán beneficiarios por los programas sociales, lo cual garantiza democracia y transparencia.

Además, especificó que la Federación y los estados cuentan con un padrón de los derechohabientes que realmente necesitan ser beneficiados por los programas sociales, lo que evita que éstos se politicen.

Dijo que algunos municipios aún no cuentan con una lista de beneficiados, pero "analizamos la posibilidad de que esto se haga ley para que tanto municipios, estados y Federación pongan los nombres de los derechohabientes y no se tripliquen o se dupliquen los beneficiarios".

En la mesa de "Derechos Humanos" del foro, Montano Guzmán destacó que en el último año se avanzó notablemente en la materia, con la Ley de Amnistía, por medio de la cual el presidente Enrique Peña Nieto, decretó la libertad inmediata de Alberto Patishtán, así como las reformas a las leyes de Amparo y de Víctimas, que aprobó el Congreso.

Sin embargo, reconoció que se tiene mucho qué hacer, luego que la situación de los derechos humanos de los últimos 10 o 12 años no fue la más recomendable ya que, por el contrario, en algunos casos hubo graves retrocesos.

Mencionó que los derechos humanos tienen que ser considerados a través de una visión integral y con un enfoque desde la "Seguridad Humana", es decir, desde uno que permita observar de manera total la atención y cobertura de las necesidades de la sociedad.

Enfatizó que desde la seguridad, los derechos humanos cobran una nueva perspectiva, consiste en la protección del núcleo vital de todas las vidas humanas, de forma que se mejoren las libertades y la realización de las personas.

Indicó que aún queda mucho por hacer en materia de derechos humanos, pues "los retos a la seguridad pública, la seguridad humana y las violaciones a los derechos humanos, son fácilmente identificables. Es responsabilidad de todos atacar sus causas".

Es importante, prosiguió, adoptar un modelo de visión que permita atender de forma integral todos los aspectos del desarrollo humano y las distintas amenazas contra la seguridad humana.

Asimismo, destacó que el financiamiento de la política social debe contemplar el enfoque productivo y trascender el asistencialismo.

"Desde el legislativo hemos avanzado en la tarea de respaldar la política social en toda la extensión de la palabra, de la misma manera en que se ha hecho y se seguirá haciendo en materia de derechos humanos", aseguró.