Proponen republicanos legalización migratoria sin ciudadanía

El liderazgo republicano de la Cámara de Representantes de Estados Unidos dio a conocer hoy su lista de "principios" sobre migración, que incluye la legalización de indocumentados pero sin una vía general hacia la ciudadanía.

Los principios, discutidos en el marco de la reunión del Partido Republicano en Cambridge, Maryland, crean un registro de los indocumentados y la posibilidad de que trabajen legalmente si admiten su "culpabilidad".

"Los serios problemas en nuestro sistema migratorio deben ser resueltos y estamos comprometidos a trabajar de manera bipartidista para resolverlos", de acuerdo con el documento de una página.

Bajo su plan, sólo los inmigrantes traídos sin documentos siendo menores de edad tendrían un camino a la residencia legal y la ciudadanía si cumplen "criterios de elegibilidad", sirven en el ejército o cursan estudios universitarios.

Se estima que más de 1.8 millones de jóvenes, llamados aquí "soñadores", serían elegibles bajo el plan republicano, la mayoría mexicanos.

Para los 11 millones de inmigrantes indocumentados, los republicanos no plantean una ruta a la naturalización, bajo el argumento de que eso sería injusto para los inmigrantes legales, ya que los primeros violaron la ley para ingresar al país.

"En lugar de eso, las personas podrían vivir legalmente sin miedo en Estados Unidos", se indicó en el documento.

"Pero sólo si están dispuestos a admitir su culpabilidad, pasan rigurosas revisión de antecedentes, pagan multas significativas, impuestos atrasados, desarrollan fluidez en inglés, civismo y mantienen a sus familias sin acceso a beneficios públicos", añadió.

Ningún miembro de pandillas, criminales o delincuentes sexuales sería elegible para el programa.

En el primer punto de sus "principios", los republicanos plantean la necesidad de "asegurar" las fronteras mediante mecanismos verificables y aplicar una política de "tolerancia cero" a quienes ingresen en el futuro o rebase los términos de sus visas.

Asimismo proponen crear un sistema de rastreo de entradas y salidas de personas, así como un programa de verificación laboral.

En materia de migración legal, el documento mantiene que las asignaciones de visas y tarjetas de residencia deben reflejar las necesidades de los empleadores a fin de que inmigrantes altamente capacitados contribuyan al crecimiento de la economía.

También proponen un plan de trabajadores huéspedes, en especial en el sector de la agricultura.

El plan republicano queda condicionado a ciertos candados para verificar el cumplimiento de las leyes migratorias de Estados Unidos.

El senador republicano por Texas, Ted Cruz, sostuvo que los principios de sus colegas de la Cámara de Representantes son equivalentes a una "amnistía migratoria".

"Creo que sería un error si los republicanos de la Cámara de Representantes apoyan una amnistía a aquellos que están aquí ilegalmente", señaló Cruz en un desayuno organizado por la agencia Bloomberg.

Richard Trumka, el presidente de la AFL-CIO, la mayor central sindical del país, sostuvo que todo plan que no incluya una ruta a la ciudadanía está destinado al fracaso.

El portavoz de la AFL-CIO, Gonzalo Salvador, señaló que los sindicatos no apoyarán un plan sin ciudadanía, ya que equivaldría a perpetuar una subclase de ciudadanos de segunda.

Frank Sharry, del grupo América's Voice que favorece la reforma migratoria con ciudadanía, dio la bienvenida a la propuesta republicana, pero señaló que ahora debe ser traducida a un plan concreto.

"Sólo entonces sabremos si los republicanos de la Cámara de Representantes son serios en cuanto a satisfacer nuestros estándares", señaló Sharry.