Combatir pobreza urbana, eje fundamental de la política social: Robles

El combate a la pobreza urbana es un eje fundamental de la política social de nueva generación que impulsa el gobierno federal y que va de la mano con la generación de empleos y el crecimiento económico, indicó la secretaria de Desarrollo Social, Rosario Robles.

Al referir que de los 53 millones de pobres que existen en México, 36 millones viven en las zonas urbanas, consideró que "abandonar el combate a la pobreza en las zonas urbanas es lo que nos fragmentó, polarizó y generó situaciones de violencia que hoy tenemos que combatir".

Durante el Foro de Consulta Pública para la Elaboración del Programa Nacional de Desarrollo 2014-2018, Robles Berlanga indicó que por eso el combate a la pobreza urbana se convierte en un "eje fundamental" en la estrategia que impulsa el gobierno de la República.

Ante los responsables de la política social de las entidades del país la funcionaria federal expuso que "la política social de nueva generación va de la mano del crecimiento económico, la generación de empleo y una equitativa distribución del ingreso".

"El México incluyente no se puede entender sin el México próspero. Por eso el año pasado fue un año de grandes reformas, de reformas transformadoras que sientan las bases para un desarrollo económico y un crecimiento del país", destacó.

Robles Berlanga dejó claro que el desarrollo social no es materia de una secretaría, sino de los gobiernos de la República, estatales y municipales en su conjunto, que sólo podrá ser eficaz y efectivo en la medida que exista coordinación.

También se logrará cuando se rompa la lógica sectorial y se construya una verdadera política transversal que garantice la inclusión, el bienestar y la prosperidad de millones de mexicanos, abundó la titular de la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol).

Indicó además que entre los aspectos que distinguen a la política social de nueva generación está el enfoque de derechos, pues ya no se habla de apoyos y "de clientelas", sino de mexicanas y mexicanos que tienen derechos que consagra la Constitución "por el simple hecho de haber nacido en este país".

Adicionalmente tiene un enfoque relacionado con la igualdad, con una visión transversal que plantea la perspectiva de género, pero también y de manera muy importante la incorporación de una agenda de jóvenes, la visión indígena y toda una política de derechos.

La encargada de la política social del país enfatizó que en el gabinete del México Incluyente se planteó que toda la estrategia social tiene que estar en función de los indicadores con los que se mide la pobreza y la desigualdad.

"Estos indicadores no son más que los derechos a la salud, a la vivienda, a los servicios de vivienda, alimentación, seguridad social, el derecho a vivir de manera tranquila y con paz y tener una sociedad cohesionada, porque está construida desde abajo con un tejido social sano", enfatizó.

Asimismo insistió en que la política social de nueva generación plantea trascender el asistencialismo y una inclusión productiva, ya que "no es suficiente la transferencia monetaria para resolver de raíz el problema de la pobreza en México".

Tenemos que dar un paso más allá, que convertir estas transferencias monetarias en la plataforma temporal que le permita a la gente vincularse a un proyecto productivo, un empleo, una salida productiva y construir su propia historia de éxito, que eso es lo que garantiza la autonomía y la dignidad, añadió Rosario Robles.