Transitorio, efecto de reforma hacendaria sobre inflación: Banxico

El Banco de México (Banxico) consideró que la reforma hacendaria tendrá un efecto transitorio sobre la inflación, y ésta se mantendrá dentro del objetivo oficial de 3.0 por ciento +/- un punto porcentual, a partir del segundo trimestre del año.

En su "Programa Monetario para 2014", difundido este jueves, el instituto previó que la inflación general se verá afectada por perturbaciones de oferta, y estimó que se ubicara por arriba de 4 por ciento en los primeros meses del año.

Ello, debido a los cambios que a finales de 2013 se observaron en el precio relativo de un número reducido de bienes y servicios del subíndice de precios no subyacente (servicios de transporte, como el Metro de la Ciudad de México y algunos bienes agropecuarios).

Asimismo, por el aumento que se prevé en algunos precios, derivado de los cambios fiscales que entran en vigor en este año, refirió el banco central.

Estimó que el impacto total de la reforma hacendaria sobre la variación del Índice Nacional de Precios al Consumidor (INPC) entre diciembre de 2013 y diciembre de 2014 podría ser de alrededor de 40 puntos base.

"Se anticipa que estas perturbaciones de oferta solamente generen efectos de primer orden y, por consiguiente, que tengan un efecto transitorio sobre la inflación", añadió en el documento enviado al Ejecutivo federal y al Congreso de la Unión.

Por ello, abundó, se espera que la inflación retome su tendencia descendente conforme se vaya disipando el efecto de varias de estas perturbaciones, para ubicarse dentro del intervalo de +/- un punto porcentual alrededor del objetivo de 3.0 por ciento a partir del segundo trimestre del año.

Lo anterior parece confirmarse si se observa el comportamiento de las expectativas de inflación, apuntó el Banxico en su informe, en el cual analiza las posibles presiones inflacionarias que la economía nacional podría enfrentar en 2014.

Comentó que si bien las expectativas de inflación correspondientes para el cierre de 2014 han mostrado un repunte, aquellas para horizontes de mayor plazo han permanecido estables, lo que sugiere que no se anticipan efectos de segundo orden.

En particular, destaca que las expectativas de inflación para 2015 no se han visto afectadas por los choques de oferta antes descritos, añadió en el "Programa Monetario para 2014", difundido a través de su portal en Internet.

Por otra parte, el banco central destacó que este año no se esperan presiones sobre la inflación por el lado de la demanda.

Ello debido a que derivado del considerable grado de holgura que prevalece en la economía, si bien se espera una recuperación de la actividad productiva, las estimaciones de la brecha del producto indican que ésta se irá cerrando aunque lo más probable es que se mantendrá en terreno negativo, expuso.

Por otro lado, agregó, teniendo en consideración la coyuntura internacional particularmente compleja, existe el riesgo de que se presenten episodios de volatilidad elevada en los mercados financieros internacionales que generen presiones sobre el tipo de cambio.

"Este riesgo, en caso de materializarse, puede tener un impacto sobre la economía nacional y, en particular, sobre la inflación", advirtió el Banxico.

No obstante, acotó, considerando el anclaje de las expectativas de inflación y la reducción del traspaso de fluctuaciones cambiarias sobre la inflación que se ha observado en los últimos años, es de esperar que en caso de presentarse variaciones en el tipo de cambio, éstas tengan un efecto moderado sobre la inflación.

Destacó que la conducción de la política monetaria en México bajo un esquema de objetivos de inflación, ha contribuido al anclaje de las expectativas de inflación y ha evitado que el proceso de formación de precios se contamine, ante la ocurrencia de perturbaciones de oferta en los años previos.

Esto sugiere que la credibilidad del compromiso del banco central con la estabilidad de precios se ha fortalecido, pero "a pesar de lo anterior, la credibilidad en el Banco de México no puede darse por sentada", subrayó.

Por lo tanto, estimó, es fundamental que el instituto central refrende su compromiso por alcanzar en el mediano plazo el objetivo permanente de 3.0 por ciento para la inflación.

Así, considerando todos los elementos presentado en su Programa Monetario, el Banco de México apuntó que se mantendrá atento a todas las presiones que pudieran afectar a la inflación y a las expectativas de inflación de mediano plazo.

Ello con el propósito de que, en caso de que sea pertinente, pueda implementar oportunamente acciones de política monetaria para fortalecer el anclaje de las expectativas de inflación, evitar una posible contaminación en el proceso de formación de precios en la economía, y no comprometer la convergencia eficiente de la inflación hacia el objetivo de 3.0 por ciento, añadió.

"Así, el Banco de México estará en condiciones de cumplir con su mandato constitucional de procurar la estabilidad del poder adquisitivo de la moneda nacional", resaltó en su informe.