Banxico mantendría tasa de fondeo

La Junta de Gobierno del Banco de México (Banxico) mantendría en 3.50 por ciento la tasa de fondeo, en su anuncio de política monetaria a difundirse este viernes, señaló el economista del grupo financiero Santander, Rafael Camarena.

Refiere que este anuncio se dará en un contexto en donde algunos bancos centrales de economías emergentes decidieron elevar sus tasas de interés de referencia.

En algunos casos, este aumento se dio de manera drástica, con el propósito de enfrentar la volatilidad financiera global y las presiones sobre sus monedas.

Por lo anterior, señala Camarena, la interrogante es si al igual que las autoridades monetarias de estas economías en desarrollo también tendría la premura de elevar su tasa de referencia.

En un análisis publicado en el "Diario de Economía y Mercados", expone que un elemento en favor de aumentar la tasa de fondeo podría ser que el peso se encuentra presionado, mientras que actualmente la tasa de inflación se ubica por arriba del límite superior de la autoridad (4.0 por ciento anual).

Un incremento en la tasa de referencia respondería a este repunte de la inflación y por otro lado permitiría "fortalecer" la divisa mexicana, puntualiza.

No obstante, la situación económica de México es muy distinta en algunos casos al de otras economías emergentes; en primer lugar, el peso ha sido de las monedas de países emergentes con menor depreciación en el último mes (menos de 2.0 por ciento), es decir, es una moneda "defensiva".

En segundo lugar, en el corto plazo, las reservas internacionales no se ven afectadas por la volatilidad financiera reciente, debido a que no hay intervención en el mercado cambiario, además de que los oferentes y demandantes de dólares para el Banxico son principalmente Petróleos Mexicanos (Pemex) y el gobierno federal, señala.

Aclara que el instituto central no interviene ni vendiendo ni comprando divisas del sector privado, a menos que se activen las opciones de compra o venta de dólares, que por ahora están suspendidas.

En tercer lugar, los reportes más recientes del Banco de México respecto del comportamiento de la inversión extranjera en el mercado de dinero dicen que los inversionistas externos siguen comprando títulos gubernamentales, principalmente bonos M, y no se aprecia una salida de recursos.

En cuarto lugar, continúa, el repunte de la tasa anual de la inflación está asociado a factores institucionales que se refieren al alza de impuestos resultantes de la reforma fiscal.

A decir de Camarena, el impacto en general es de una sola vez y no implica una presión continua que se prolongara hacia los próximos meses y que pueda representarse o "leerse" como un proceso inflacionario.

Señala en quinto lugar, una diferencia fundamental con otras economías emergentes, es que el Banco de México no destina recursos a financiar el déficit fiscal del sector público y su actividad está encaminada a regular las condiciones monetarias.