Acepta gobernador de Georgia deficiente respuesta ante tormenta

El gobernador del estado de Georgia, Nathan Deal, aceptó hoy la responsabilidad por el deficiente manejo de la emergencia ocasionada por la tormenta de nieve del martes pasado, que afectó varios estados del sur de Estados Unidos.

Apuntó que la prioridad ahora es retirar los miles de vehículos abandonados en las carreteras.

"Acepto la responsabilidad por el hecho de que no hicimos los preparativos con la suficiente anticipación para evitar esas consecuencias", señaló el mandatario estatal en una rueda de prensa, luego de enfrentar críticas por el manejo de la emergencia.

Apuntó que no está satisfecho con la respuesta ofrecida por parte de su gobierno e indicó que ya se trabaja con agencias estatales y federales para establecer mejores planes de prevención.

Deal ofreció una disculpa al público en general y a los padres de familia cuyos hijos tuvieron que pasar la noche del martes en los camiones escolares o en las escuelas, debido al congestionamiento en las carreteras interestatales.

El mandatario estatal enfrentó críticas por desestimar las advertencias meteorológicas sobre la tormenta y no prevenir el tratamiento de los caminos para evitar la acumulación de hielo y nieve.

La tormenta de menos de ocho centímetros de precipitaciones de nieve que desquició el tráfico en carreteras y caminos dejó a miles de personas atrapadas en sus vehículos hasta por 24 horas.

El mandatario estatal dijo que oficiales de la Guardia Nacional y la Patrulla Estatal de Georgia transportan al público este jueves a los lugares donde dejaron sus vehículos y están listos para proporcionar gasolina y recarga para baterías muertas.

Mark W. McDonough, coronel de la Patrulla Estatal de Georgia, reportó que hasta la mañana de este jueves se registraron más de cinco mil accidentes automovilísticos, con un saldo de 184 heridos y sólo un muerto relacionado con la tormenta en el área metropolitana de Atlanta.

Agregó que oficiales ayudaron a mil 184 conductores con problemas mecánicos en sus vehículos durante la emergencia y que fueron utilizados helicópteros y vehículos para llevar alimentos y agua a las personas atrapadas en los congestionamientos.

Apuntó que a partir de las 21:00 horas locales empresas privadas remolcarán los vehículos no recuperados para disminuir el riesgo de seguridad en las vías públicas y los dueños de los vehículos tendrán que cubrir los gastos.

Se estima que al menos mil 600 estudiantes tuvieron que pernoctar en las escuelas ante la imposibilidad para los padres de llegar a recogerlos, mientras cientos de personas durmieron en farmacias, estaciones de gasolina y todo tipo de comercios que les dieron posada la noche del martes.

El director de la agencia para el manejo de emergencias en el estado, Charley English, aceptó que hubo una falta de coordinación entre autoridades y agencias locales y estatales.

El alcalde de Atlanta, Kasim Reed, reconoció este jueves que la falta de experiencia en ese tipo de clima "jugó un papel" en el manejo de la emergencia y apuntó que fue un error cerrar al mismo tiempo las escuelas y oficinas públicas y privadas, ya que eso congestionó los caminos.

Reed se deslindó del caos en las carreteras e indicó que su gobierno no tiene jurisdicción en las carreteras interestatales.

En el vecino estado de Alabama la tormenta ocasionó también el congestionamiento de las carreteras. El gobernador Robert Bentley dijo este jueves que aún hay cuatro o cinco áreas peligrosas para el tráfico en las interestatales.