Reformarán controversial política que afecta a minorías en Nueva York

El alcalde de Nueva York, Bill de Blasio, anunció hoy que se reformará la controversial política de "Detención y cateo", que ha sido calificada de anticonstitucional y que afecta principalmente a afroestadunidenses y latinos.

De Blasio anunció haber llegado a un acuerdo con los abogados de derechos civiles que habían entablado un juicio contra el Departamento de Policía de Nueva York por prácticas que, a su juicio, violan la constitución y alienta el uso del perfil racial.

Las reformas, que honran los compromisos de campaña de De Blasio, incluyen el nombramiento de un supervisor federal que revise la aplicación de la política, que en 2013 había sido ya calificada como anticonstitucional por un juez de distrito de Manhattan.

Asimismo, la alcaldía decidió retirar la apelación que había ingresado el anterior alcalde, Michael Bloomberg, contra la decisión judicial que había calificado la política como violatoria de los derechos de los afectados.

"Este es un momento decisivo de nuestra historia. Es un momento decisivo para millones de nuestras familias", en especial a las afroestadunidenses y latinas que tienen hijos jóvenes, expresó el alcalde en rueda de prensa.

Manifestó que la ciudad que visualiza es una donde los derechos de todas las personas son respetados, y en donde la comunidad y la policía se enfrentan juntas al enemigo común de la violencia.

Mientras tanto, el comisionado de la Policía de Nueva York, William Bratton, explicó que las autoridades "no romperán la ley con el fin de hacer cumplir la ley", y que eso era algo que prometía a todos los neoyorquinos, independientemente de donde vivieran, donde hubieran nacido o de su aspecto.