Descarta PRI retorno de "cultura del dedazo" en candidaturas

El presidente del Comité Ejecutivo Nacional (CEN) del PRI, César Camacho Quiroz, descartó que en ese partido regrese la "cultura del dedazo" para la selección de candidaturas a los comicios intermedios de 2015, y argumentó que ese instituto es "el partido en el gobierno y no del gobierno".

En entrevista al término de la inauguración de la IV Reunión Plenaria de Senadores del Partido Revolucionario Institucional (PRI), explicó que están claros los linderos entre la administración pública, el Ejecutivo Federal y el partido.

Dijo que si bien 2000 fue el año de la alternancia, no lo fue de la transición. Marcó un punto de quiebre en la relación del PRI y la sociedad, y en 2012 el PRI ganó desde la oposición y con ello obtuvo una nueva condición: no es el partido del gobierno, es el partido en el gobierno.

Argumentó que la relación entre el Ejecutivo federal y el PRI es cercana, de comunicación frecuente e intensa, pero están definidas las atribuciones jurídicas y las diferencias, que existen aunque pudieran parecer sutiles.

A pregunta expresa, descartó que en los tiempos actuales pudiera regresar el llamado "dedazo presidencial" en la selección de candidatos del PRI, de cara a los comicios de 2015, cuando se elegirán nueve gubernaturas y diputaciones.

"No es posible regresar, porque estos son otros tiempos", respondió el dirigente nacional del PRI y agregó que "todos tenemos que transformar, incluso es un asunto de carácter cultural".

Aseguró que la selección de candidatos, a pesar de que con la reforma política se podría adelantar el arranque del proceso a septiembre de 2015, "no es un tema que nos preocupa", porque tienen suficientes mujeres y hombres con un perfil para ganar esos comicios.

Un poco antes, al inaugurar la plenaria de sus senadores del PRI, Camacho Quiroz agregó que ese partido, junto con sus legisladores contribuyen con transformaciones para que los gobiernos estatales y municipales entreguen buenas cuentas, que a la postre se traducirán en triunfos electorales.