Conflictos regionales marcan inicio de cumbre de Unión Africana

La XXII Cumbre de la Unión Africana (UA) comenzó hoy en Adis Abeba, capital de Etiopía, centrada en los conflictos surgidos en año pasado en Sudán del Sur y la República Centroafricana (RCA).

La reunión de dos días fue inaugurada por el primer ministro de Etiopía, Hailemariam Desalegny en su calidada de anfitrión y presidente en tuno de la UA, con el llamado de buscar una solución a los conflictos en los dos países vecinos.

"Si estos conflictos no son abordados con urgencia pueden amenazar seriamente nuestra paz y seguridad colectiva y socavar los avances que hemos hecho en los últimos años", advirtió Desalegny, ante los líderes de los 54 países miembros de la UA.

Expresó su preocupación por los millones de personas que se han visto afectadas a causa de los conflictos armados en Sudán del Sur y República Centroafricana que han tenido que huir a otras regiones y países, y por las miles de víctimas fatales.

En su discurso, el primer ministro etíope destacó que los conflictos no pueden resolverse con las arma en mano, y abogó a favor de que africanos tengan un mayor compromiso para buscar una solución, con ayuda de la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

El conflicto en Sudán del Sur comenzó a mediados de diciembre pasado, cuando el presidente Salva Kiir, acusó a su ex vicepresidente y actual líder rebelde, Riek Mashar, de una intentona golpista, desatando graves enfrentamientos armados entre el Ejército y tropas rebeldes.

Organizaciones humanitarias internacionales estiman que cerca de 10 mil personas han perdido la vida en los enfrentamientos armados, que continúan pese a la tregua alcanzada en días pasados, bajo la mediación de varios países africanos.

El conflicto ha provocado además el desplazamiento de más de 700 mil personas, mientras que unos 3.7 millones de personas, más de un tercio de Sudán del Sur, están en riesgo por la carencia de alimentos, según estimaciones de varios organismos de la ONU.

En tanto, la a República Centroafricana vive sumergida desde fines de 2012 en un conflicto sectario entre ex rebeldes del grupo étnico Séléka (musulmanes) y milicias anti-Balaka (cristianas), que protagonizan enfrentamientos constantes y actos de venganza.

Según estimaciones de la Alta comisionada de la ONU para los Derechos Humanos, Navi Pillay, más de un millón de personas han sido desplazadas debido a la violencia entre musulmanes y cristianos, que dejó más del mil muertos en diciembre pasado, en un sólo día de enfrentamientos.

La XXII Cumbre de la Unión Africana comenzó con homenaje al ex presidente sudafricano Nelson Mandela, fallecido en diciembre pasado, y cuyo nombre llevará a partir de este jueves el auditorio principal de la sede de la UA.

Ante de la apertura de los trabajos, los asistentes dieron la bienvenida a dos nuevos jefes de Estado, el presidente de Madagascar, Hery Rajaonarimampianina, y el de Mali, Ibrahim Bubakar Keita, quienes asisten por primera vez a una cumbre del bloque africano.

La reunión concluirá mañana con una declaración en la darán a conocer la "Agenda 2063", un plan de trabajo de la UA para los próximos 50 años, en temas básicos como la seguridad, la alimentación y el impulso de la agricultura.