Destaca Brahimi coyunturas y rupturas en negociaciones sobre Siria

El enviado especial de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) para Siria, Lakhdar Brahimi, afirmó hoy que en el sexto día de negociaciones entre el gobierno de Damasco y la oposición hubo "momentos de tensión y momentos promisorios".

El aspecto positivo de esta jornada fue que la oposición pidió que se observara un minuto de silencio por los muertos que se ha cobrado la guerra civil sin importar del bando en el que hayan luchado, afirmó Brahimi.

Al menos unas 130 mil personas han muerto desde que estalló el conflicto sirio con manifestaciones pacíficas en marzo de 2011.

Respecto a los momentos tensos en las negociaciones de este jueves, Brahimi reconoció que el gobierno de Damasco y la oposición discutieron sobre la seguridad y el terrorismo, "pero no hubo un acuerdo sobre cómo enfrentarlo".

"Abordar la seguridad es muy importante", señaló el enviado espacial de la ONU en rueda de prensa ofrecida en Ginebra.

Brahimi también hizo referencia a la situación humanitaria en la ciudad de Homs, cuyo casco viejo permanece en estado de sitio desde hace dos años.

Expresó su "decepción" y su "profunda tristeza" porque la ONU no ha recibido autorización del gobierno sirio para entrar al casco viejo de Homs y llevar alimentos para unas 500 familias que se teme estén al borde de la inanición.

Si no hay un avance en Homs esta semana, esto sería un punto en contra para Ginebra 2, ya que podría ser un argumento usado por otros grupos opositores para justificar su ausencia en la mesa de negociaciones.

La portavoz de la ONU, Jens Laerke, declaró a la prensa local que los convoyes están listos y "sólo estamos esperando las autorizaciones para que podamos ofrecer esta ayuda de manera segura" en Homs.

Este viernes será el último día de la segunda fase de negociaciones, recordó Brahimi, quien espera que la nueva ronda de discusiones sea más organizada.

En esta etapa, las partes "han expresado en los más fuertes términos sus sentimientos, sus esperanzas y sus miedos (...) espero que en la próximo encuentro tengamos una discusión mucho más estructurada", reiteró.