Apuesta Cumbre de Celac por integración plural

La II Cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac) afirmó hoy que "la unidad y la integración de nuestra región debe construirse gradualmente, con flexibilidad, (y) respeto al pluralismo".

También con respeto a "la diversidad y al derecho soberano de cada uno de nuestros pueblos para escoger su forma de organización política y económica", expresó la Declaración de La Habana, dada a conocer este miércoles en esta capital.

La II Cumbre de ese bloque regional de 33 países concluyó este día con la adopción de ese texto político y otros comunicados, y luego que Cuba entregara a Costa Rica la presidencia pro témpore para 2014.

Los jefes de Estado y de Gobierno reiteraron que la Celac se asienta en la Carta de Naciones Unidas y el Derecho Internacional, la solución pacífica de controversias, la prohibición del uso y de la amenaza del uso de la fuerza, el respeto a la autodeterminación y a la soberanía.

El texto expresó el más profundo pesar por el fallecimiento del presidente venezolano Hugo Chávez Frías, ocurrida el 5 de marzo de 2013, "uno de los principales fundadores e impulsores de la Celac".

"Reafirmamos que para la erradicación de la pobreza y el hambre es necesario impulsar políticas económicas que favorezcan la productividad y el desarrollo sostenible de nuestras naciones", señaló.

Los gobernantes dijeron que otorgan "la más alta prioridad a fortalecer la seguridad alimentaria y nutricional, la alfabetización y post-alfabetización, la educación general pública gratuita".

Reafirmaron la voluntad de impulsar programas regionales, subregionales bilaterales y triangulares de cooperación para el desarrollo, y continuar contribuyendo al esfuerzo de reconstrucción y desarrollo de Haití.

Otro de los compromisos se refiere al reconocimiento de los derechos de los migrantes, así como a profundizar la coordinación de políticas migratorias regionales y de posiciones comunes en las negociaciones globales e interregionales.

Reafirmaron "el carácter latinoamericano y caribeño de Puerto Rico y, al tomar nota de las resoluciones sobre Puerto Rico adoptadas por el Comité Especial de Descolonización de las Naciones Unidas, reiteramos que es asunto de interés de Celac".

La declaración rechazó las certificaciones unilaterales por parte de países desarrollados y la inclusión de Cuba en la Lista de Estados que promueven el terrorismo Internacional del Departamento de Estado de los Estados Unidos.

Sobre los flujos de inversión extranjera directa, reconocieron su importancia pero exigieron que los mismos contribuyan efectivamente a los procesos de desarrollo de los países.

También renovaron el "firme respaldo" a la reclamación de Argentina sobre las Islas Malvinas y llama al gobierno de los Estados Unidos a poner fin al bloqueo económico contra Cuba.

Los mandatarios convinieron en seguir trabajando para consolidar a América Latina y el Caribe como Zona de Paz, en la cual las diferencias entre las naciones se resuelvan a través del diálogo y la negociación.

En este sentido, reiteraron su apoyo al diálogo que se lleva a cabo en La Habana, Cuba, entre el Gobierno del presidente Juan Manuel Santos y las rebeldes Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).