Recibe Costa Rica presidencia pro témpore de la Celac para 2014

Cuba entregó hoy a Costa Rica la presidencia pro témpore de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac) para este año y prometió trabajar "arduamente" en la consolidación del bloque regional.

El traspaso del presidente Raúl Castro a la mandataria saliente costarricense Laura Chinchilla ocurrió en la segunda y última jornada de la II Cumbre de la Celac, que congregó en La Habana a 29 jefes de Estado y gobierno de la región.

Tras esa ceremonia, Raúl Castro declaró concluida la reunión que inició el pasado 25 de enero a nivel de coordinadores nacionales, siguió el 27 con los cancilleres y culminó el 28 y 29 con los gobernantes.

"Cuba seguirá trabajando arduamente en el seno de la Celac y, en particular, como miembro del cuarteto (antes troika) durante el presente año, para dar continuidad al proceso de consolidación de nuestra Comunidad", dijo Castro en la última sesion plenaria.

El cuarteto de la Celac quedó conformado por Ecuador, Cuba, Costa Rica y Trinidad y Tobago, este último país en su condición de presidente de la Comunidad del Caribe (Caricom).

El jefe de Estado cubano, que ejerció en 2013 el liderazgo del organismo de 33 países, dijo que los documentos adoptados han reafirmado el compromiso común con los valores fundacionales del bloque.

Consideró que la Cumbre de La Habana enfatizó la convicción de que "la unidad en la diversidad y la integración latinoamericana y caribeña constituyen la única alternativa viable para la región".

Dijo que se alcanzaron importantes acuerdos sobre temas trascendentales, como la proclamación de una zona de paz en el área, y normas para garantizar que la cooperación intra y extrarregional redunde en beneficios para esta comunidad.

Insistió en que para erradicar la pobreza, es imprescindible cambiar el actual orden económico mundial, fomentar la solidaridad y la cooperación, y exigir el cumplimiento de las obligaciones contraídas de ayuda al desarrollo.

Expresó la disposición de La Habana para "erradicar la discriminación, las desigualdades, la marginación, las violaciones de los derechos humanos y las transgresiones al Estado de Derecho".

La presidenta costarricense Laura Chinchilla, quien agradeció a Cuba por la organización del evento, dijo que durante este año su país debe ser "agente catalizador de los mejores intereses compartidos por nuestros pueblos".

Dijo que basará su gestión en la transparencia, apertura, tolerancia, reglas claras, serenidad, respeto por la diversidad, prudencia, pragmatismo y liderazgo creativo.

En su opinión, América Latina debe ser una región de paz, justicia y progreso asentada en instituciones cada vez mas propicias a la participación ciudadana, sin exclusiones ni discriminaciones.

Chinchilla destacó "el respeto a los derechos humanos y el estado de derecho en sus dimensiones nacional e internacional como bases para la convivencia armónica y como palancas para impulsar el desarrollo sostenible, la paz, la justicia, la seguridad y la constante generación de oportunidades".

"América Latina debe ser una región de paz, justicia y progreso asentada en instituciones cada vez mas abiertas, democráticas, cada vez más propicias a la participación ciudadana, sin exclusiones por ideas, género, etnias o religión", subrayó.

"La misión de Celac no es oponerse ni competir con otras entidades existentes y no existe para buscar necesariamente enemigos, sino para desarrollar iniciativa y desarrollar también mayores aliados", apuntó.