Promete Bachelet impulsar la Celac cuando asuma su gobierno

La presidenta electa de Chile, Michelle Bachelet, prometió hoy a la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac) trabajar para cumplir los objetivos de la región cuando asuma el poder el 11 de marzo próximo.

"Esta es una de las Cumbres con más alta participación de líderes de la región", dijo Bachelet, quien señaló que en el encuentro en La Habana "se cumple un deseo de otros encuentros anteriores (...) para avanzar en los desafíos comunes".

Bachelet, quien terminó su discurso con la frase "cuenten conmigo", habló en la cumbre tras la participación del presidente saliente de Chile, Sebastián Piñera.

Por su parte, Piñera dijo que la región está experimentando un "renacimiento" y abogó por una "verdadera y profunda integración de las naciones de América Latina y el Caribe".

También criticó a quienes culpan "de lo que nos pasa a quienes están lejos, fuera de nuestras fronteras".

Previamente, su colega de Bolivia, Evo Morales, arremetió contra lo que llamó injerencias de Estados Unidos y otras potencias como trabas para el desarrollo de la región y llamó a la unión contra "las disposiciones del imperio" y sus embajadores.

Entre los gobernantes que hablaron durante la última jornada de la II Cumbre de la Celac, figuró el presidente dominicano Danilo Medina, quien rechazó acusaciones de racismo de su gobierno contra los ciudadanos de Haití y la supuesta violación de derechos humanos.

"Cómo se puede acusar a los dominicanos de racismo contra los haitianos si ellos conviven con nosotros y el 80 por ciento de nuestra población son negros y mulatos", señaló en respuesta a acusaciones del primer ministro de San Vicente y las Granadinas, Ralph Gonsalves.

Mientras que el peruano Ollanta Humala saludó la declaratoria de América Latina como zona de paz y dijo que Perú y Chile están dando un ejemplo a la comunidad internacional tras el fallo de la Corte Internacional de Justicia en torno a la resolución que establece la delimitación marítima entre ambos países.

El presidente colombiano Juan Manuel Santos defendió el papel de la Alianza del Pacífico (Colombia, México, Chile y Perú), que con su política de libre comercio y economía de mercado acerca más los objetivos de desarrollo económico y social de la región.

Santos se declaró más optimista que hace un año sobre el éxito del diálogo de paz que mantiene el gobierno con la guerrilla de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

Dijo que espera que en la III Cumbre de la Celac, que se realizará en Costa Rica, se haya llegado a un acuerdo para poner fin al conflicto armado que se vive en Colombia desde hace más de 50 años.

En otra parte de su discurso en el recinto ferial Pabexpo, en el oeste de la capital, el gobernante colombiano se pronunció por políticas más efectivas e integrales para combatir el narcotráfico, erradicar la pobreza y reducir desigualdades sociales.

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, elogió el papel del fallecido mandatario Hugo Chávez y de Cuba en la consolidación de la Celac, apoyó a Argentina en el caso de las Malvinas, la devolución de la base naval de Guantánamo y el ingreso de Puerto Rico en el bloque regional.

Mientras que el jefe de Estado de Nicaragua, Daniel Ortega, dijo que no basta exponer y analizar lo que acontece en el mundo desigual, sometidos a la tiranía del capitalismo, sino que es importante "integrarnos como lo estamos haciendo y trabajar acciones concretas en dependencia de nuestras posibilidades".

El mandatario de Uruguay, José Mujica, opinó que la Celac permitirá enfrentar juntos la globalización de la economía y los males asociados a esta y señaló que su creación constituye un paso fantástico en pos de la integración.

También hablaron en la sesión vespertina de este miércoles los primeros ministros de San Cristóbal y Nieves, Denzil Douglas; de Santa Lucía, Kenny Anthony; de Barbados, Freundel Stuart, y los presidentes de Guyana, Donald Ramotar y de Surinám, Desiré Bouterse.