Busca excomandante guerrillero llegar a Presidencia de El Salvador

Salvador Sánchez Cerén, un excomandante guerrillero que en los años 70 fue uno de los dirigentes de una larga lucha armada que lo llevó a la clandestinidad, contenderá el próximo domingo por la Presidencia de El Salvador.

Tras convertirse en vicemandatario en el primer gobierno del otrora guerrillero Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN) en 2009, a la cabeza del actual presidente Mauricio Funes, Sánchez Cerén quiere llegar ahora a la máxima magistratura del país.

El político de izquierda, quien tuvo que enfrentar una campaña "sucia y agresiva" de su principal adversario opositor y el "estigma" de haber sido guerrillero, es junto con su compañero de lucha, Óscar Ortiz, la fórmula que encabeza las encuestas de preferencia electoral.

Sánchez Cerén, un profesor que se enroló desde muy joven en el primer grupo guerrillero de las Fuerzas Populares de Liberación (FPL) en 1970, buscaba combatir por la vía armada a las dictaduras que generaron la injusticia social y sumieron a la población en la pobreza.

El revolucionario y luchador social fue el máximo comandante de las FPL, una de las cinco organizaciones que formaron la entonces guerrilla del FMLN en 1980.

Antes de irse a las montañas, Sánchez Cerén se dedicó a la lucha sindical del magisterio. Fue también uno de los principales negociadores y firmantes de los Acuerdos de Paz de 1992 en México, que pusieron fin a una guerra civil que causó más de 75 mil muertos.

Nacido el 18 de junio de 1944 en la ciudad de Quezaltepeque, en el departamento de La Libertad, el excomandante "Leonel González", el seudónimo con el que era conocido durante el conflicto armado, proviene de una familia numerosa, humilde y católica.

Salvador es el noveno de 12 hijos de un matrimonio formado por un carpintero y una propietaria de un comedor municipal. Se casó con su compañera de lucha revolucionaria de toda su vida, Margarita, con quien procreó cuatro hijos.

Tras el fin de la guerra, Sánchez Cerén pudo incorporarse a la vida política y desde hace 22 años ha venido luchando desde ese frente para alcanzar un país con justicia social e igualdad, que según ha reiterado, es su principal sueño.

Ha sido diputado por cuatro periodos y coordinador general del partido FMLN, la mayor fuerza política del país, y además de ganar la vicepresidencia en 2009, ocupó el cargo de ministro de Educación Ad Honoren en el actual gobierno, al que renunció en 2012 para dedicarse a su candidatura presidencial.

Como ministro fue el gestor de implementar los paquetes escolares y alimentación a los estudiantes de las escuelas públicas del país, uno de los programas sociales más exitosos de la actual administración.

Aunque no despertó carisma durante la campaña, Sánchez Cerén es el hombre que pretende asegurar la continuidad de los cambios sociales que inició el país con el primer gobierno del FMLN.

A lo largo de su campaña, el político explicó las propuestas de su plan de gobierno, a través de su libro "El país que quiero", editado en 2012 y donde destaca: "El buen vivir es el nombre de nuestro destino".

"Establezcamos una nueva visión de desarrollo que tenga como centro al ser humano", ha dicho Sánchez Cerén, autor de tres libros más.

"Sostengo, con la razón y con el corazón, que tenemos el futuro por ganar. Asegurar a todos y todas una vida digna, sin desigualdades abusivas ni exclusiones inhumanas", afirma.