Refuerzan seguridad de Nueva York y Nueva Jersey por Súper Tazón

Funcionarios estadunidenses aseguraron hoy que han reforzado la seguridad de los estados de Nueva York y Nueva Jersey, con el fin de evitar atentados durante el Súper Tazón número 48, programado para el domingo próximo.

Las medidas de seguridad tienen la intención de minimizar los riesgos de ataques terroristas y biológicos, así como evitar el alza en la prostitución de mujeres y menores, e incluso la falsificación de boletos para la final del futbol americano.

El secretario de Seguridad Interior, Jeh Johnson, señaló en rueda de prensa que el reto de la seguridad es más complejo en este caso que en anteriores ediciones del Súper Tazón debido a que involucra a dos estados, pero confió en la experiencia de la coordinación estatal.

Asimismo, pidió a los asistentes al evento y a los ciudadanos en general a que denuncien signos que les parezcan sospechosos, y subrayó lo que en Nueva York se ha convertido en un manido eslogan desde 2001: "Si ves algo, di algo".

El encargado de la Oficina Federal de Investigaciones (FBI) en Nueva York, George Venizelos, explicó por su parte que la ciudad cuenta con varios dispositivos para detectar amenazas biológicas, aunque no ofreció detalles sobre su funcionamiento.

Indicó que las autoridades emplearán cámaras de vigilancia y perros entrenados para evitar amenazas para los 82 mil 500 espectadores que asistirán al estadio MetLife, ubicado en la ciudad de East Rutherford, Nueva Jersey, a unos 11 kilómetros de Manhattan.

Destacó además que las autoridades han tratado de evitar un repunte en la prostitución y principalmente en el tráfico de menores que podrían ofrecerse a los asistentes.

Mientras tanto, el comisionado de la policía de la ciudad, William Bratton, afirmó que la urbe tiene uno de los sistemas de cámaras más grandes en el país, aunque pidió al público asistente al estadio estar también alerta.

"Contamos con servicios de inteligencia, con la intención de que capten cualquier incidente, así como con agentes uniformados y vestidos de civil. Contamos con tecnologías y sistemas de cámaras, pero también contamos con el público y con que esté vigilante", enfatizó Bratton.