Advierten un tercio de la niñez española vive en riesgo de pobreza

El 33.8 por ciento de la niñez española, unos dos millones 826 mil 549 infantes, está en riesgo de pobreza o exclusión social, advirtió hoy la sección española de la organización no gubernamental (Ong), Save The Children.

Al presentar su informe "2.826.549 Razones. La protección de la infancia frente a la pobreza: un derecho, una obligación y una inversión", la Ong lanzó la campaña "Y a mí, ¿quién me rescata?".

Afirmó que las iniciativas de los poderes públicos en España para luchar contra la pobreza infantil "hasta este momento son insuficientes".

Señaló que la situación de riesgo es un obstáculo para disfrutar de los derechos que tienen reconocidos en la Convención sobre los Derechos del Niño de Naciones Unidas.

El director general de Save the Children en España, Alberto Soteres, indicó que "más que en las declaraciones, expresiones de voluntad política, es en los presupuestos públicos donde más claramente se refleja el compromiso político de los gobiernos para abordar la situación de la niñez".

Afirmó que "la escasez de inversión pública en políticas de protección a la infancia tiene un efecto demoledor sobre los niños", y España sigue "a la cola de la Unión Europea en inversión en infancia".

Los 17 millones de euros (casi 23 millones de dólares) que anunció el gobierno español para luchar contra la pobreza infantil son insuficientes y que reformas o medidas de ajuste afectan los recursos destinados a la infancia y debilitan las economías familiares, recalcó.

Soteres refirió que la crisis económica compromete derechos de la niñez como el de un nivel de vida adecuado, el derecho a la educación, a ser protegido frente a la violencia o el derecho de todo niño o niña al descanso y al juego.

En España "la inversión en política social en general y en la infancia, en particular, está lejos de considerarse como una inversión", abundó.

El porcentaje del Producto Interno Bruto español destinado a políticas de protección social es de 25.19 por ciento, 3.7 puntos por debajo de la media de los países de la Unión Europea, lo cual evidencia su escasa capacidad para reducir la pobreza infantil, apuntó.