México marca en Latinoamérica la vía a seguir en educación: Unesco

En materia de educación México marca la vía a seguir, aseguró el representante de la Unesco en Chile, Jorge Sequeira, al presentar para América Latina del Informe Mundial de Seguimiento de la Educación para Todos 2013-2014.

Durante la ceremonia efectuada en la Secretaría de Educación Pública (SEP), dijo que la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco) aplaude y apoya las reformas educativas que ha hecho México en los últimos meses.

Explicó que el informe muestra avances en educación en la pequeña infancia, cobertura en primaria y equidad de género, aunque algunas zonas tienen problemas en alfabetización y competencias de los adolescentes.

En cuanto a las escuelas primarias, se notan progresos generales en América Latina, donde México marca la línea de lo que se debe hacer al haber llegado prácticamente a la cobertura total de la educación de los niños de este nivel, abundó el diplomático.

En cambio algunos países de África y Asia todavía enfrentan rezagos, mientras que en la educación en pequeña infancia hay todavía muchas naciones donde una de cada cuatro personas menores de cinco años no tiene acceso a escuelas.

Respecto a la competencia de los jóvenes, Jorge Sequeira advirtió que 69 millones de adolescentes en el mundo no están escolarizados y 774 millones de personas son analfabetas, de las cuales 36 millones se encuentran en América Latina.

En relación a la paridad de género, ha habido muchos progresos en el orbe sobre el acceso a la educación, si bien algunos países de Asia y África todavía enfrentan rezagos.

En ese sentido recordó la recomendación de la Unesco de destinar a la educación seis por ciento del Producto Interno Bruto (PIB) o 20 por ciento del presupuesto público, y aclaró que no se trata de una receta sino que depende de las necesidades de cada nación.

El informe de este año destaca la necesidad de mejorar la calidad de la educación a través de profesores que estén evaluados y que ofrezcan a sus educandos enseñanzas de calidad, agregó.

Atilio Pizarro, también funcionario de la Unesco, mencionó a su vez que en América Latina hay tres dificultades: las desigualdades, los avances no iguales en el acceso a la educación y la diferencias en la calidad de la educación que reciben los infantes ricos y los pobres.

Latinoamérica sigue siendo la región más desigual del mundo y si bien 95 por ciento de los niños en esta área están en la escuela, todavía hay 2.5 millones de menores de edad que no acceden a ella, precisó el jefe de la Sección de Planificación, Gestión, Monitoreo y Evaluación de la Unesco en Santiago de Chile.

Enlistó que 50 por ciento de los jóvenes entre 20 y 24 años no completaron la secundaria; 20.3 por ciento de los jóvenes en la región no trabajan ni estudian y de los 35 millones de analfabetas en la zona, 20 millones son mujeres.

Además el analfabetismo funcional es grave porque hay muchas personas que no pueden seguir instrucciones escritas, leer una frase completa o resolver una operación aritmética.

Pizarro añadió que los desafíos de la educación serán diferentes a partir de 2015, una vez cumplido el plazo de las Metas del Milenio, por lo cual habrá que incluir objetivos como acabar con la violencia en las escuelas y mejorar la calidad de los docentes.

Al respecto Nuria Sanz, representante de la Unesco en México, reconoció los esfuerzos que el gobierno mexicano ha hecho en materia de educación pero advirtió que a partir de ahora es necesario insistir en la calidad de los docentes.

No basta que todos los niños puedan ir a la escuela, sino que sus estudios sean de calidad y que les den competencias para desenvolverse en un mundo tecnológico y cada vez con más especialidad.

Para ello, agregó Sanz Gallego, es necesario establecer sistemas de evaluación eficaces y que garanticen docentes mejor formados, quienes tengan incentivos laborales y económicos para su constante capacitación.