Acogerá Reino Unido a refugiados sirios "más vulnerables"

Reino Unido acogerá a algunos de los refugiados sirios "más vulnerables", entre ellos a las mujeres víctimas de violencia sexual, ancianos, discapacitados y a los que sufren torturas, anunció hoy el vice primer ministro, Nick Clegg.

Clegg no precisó la cifra de refugiados que recibirá su país, pero indicó que el programa no dependerá del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), que tiene la meta de realojar a unos 30 mil sirios en distintos países europeos.

"Estoy muy contento de poder anunciar hoy que Reino Unido estará proporcionando refugio a algunos de los refugiados sirios más vulnerables", dijo Clegg, cuyo gobierno trabajará con el ACNUR sobre una base de caso por caso.

"Somos uno de los países más comprensivos, abiertos del mundo y creo que tenemos la responsabilidad moral de ayudar", agregó Clegg, citado por medios locales.

La decisión británica es un cambio en la política del primer ministro David Cameron, que hasta ahora se basó en enviar ayuda humanitaria a Siria, cuyo importe de 600 millones de libras (unos 993 millones de dólares) convierte a Reino Unido en el segundo país donante.

La modificación responde a la presión ejercida por las agencias humanitarias internacionales y la oposición laborista, que estaba a punto de ganar una votación en el Parlamento para abrir las fronteras.

En un principio, Reino Unido consideraba suficiente su ayuda económica a Siria, pero la semana pasada Cameron dijo que estaba reconsiderando su posición.

"El ACNUR, que respalda nuestro nuevo programa de reasentamiento, nos dijo que la prioridad debe ser las mujeres y niñas que sufrieron o están en riesgo de sufrir violencia sexual, personas en edad avanzada, sobrevivientes de torturas y personas con discapacidad", señaló Clegg.

"Lamentablemente no podemos proporcionar seguridad a todos aquellos que lo necesitan, pero podemos llegar a algunos, es decir a los más vulnerables", subrayó.

Amnistía Internacional presentó el mes pasado un informe en el que concluyó que la Unión Europea (UE) "fracasó" en ofrecerles asilo seguro a los refugiados del conflicto sirio, que ha dejado más de 130 mil muertos en casi tres años.