Senado ruso expresa preocupación por situación en Ucrania

El Consejo de la Federación (Senado) ruso expresó hoy su preocupación por la situación que vive Ucrania, que dijo está orientada a desacreditar y derrocar al poder legítimo de ese país.

En una declaración aprobada en la sesión plenaria de este miércoles, los senadores rusos se mostraron preocupados en particular por la contraposición de los intereses de unas regiones contra otras, que indicaron hace la oposición ucraniana.

La posición senatorial rusa fue aprobada mientras en Kiev la Rada (Parlamento) se preparaba para debatir esta jornada una amnistía a los detenidos en las manifestaciones multitudinarias que han tenido lugar desde fines de noviembre.

Los legisladores rusos también advirtieron que la crisis política en Ucrania puede reflejarse de manera negativa en las perspectivas de la interacción regional y fronteriza entre ese país y Rusia, indicó un despacho de la agencia Itar Tass.

También se manifestaron perplejos e indignados por la conducta de políticos occidentales de inmiscuirse en los asuntos internos de Ucrania, con lo que provocan de manera premeditada la desestabilización de ese país.

El Consejo de la Federación ruso analizó la situación ucraniana el mismo día en que la Alta Representante de la Unión Europea para Política Exterior y Seguridad Común, Catherine Ashton, se reunirá con el presidente de Ucrania Viktor Yanukóvich.

El gobierno de Canadá, por su parte, anunció la víspera restricciones en el otorgamiento de visas a funcionarios gubernamentales ucranianos ligados a la represión de manifestantes.

Tras condenar la violencia, el nacionalismo y la xenofobia que han surgido a lo largo del pasado bimestre, los senadores rusos llamaron a todas las fuerzas políticas a que busquen una solución mediante el diálogo.

En tanto Mykola Azarov se mantiene como primer ministro encargado tras presentar su renuncia la víspera y hasta que el presidente Yanukóvich nombre a su sustituto, que de acuerdo al diario Kiyv Post, será alguien en compromiso con la oposición.

Las protestas iniciaron el 21 de noviembre cuando el gobierno ucraniano canceló la firma de un acuerdo de asociación con la UE a favor del fortalecimiento de sus vínculos económicos con Rusia.

La víspera el presidente ruso Vladimir Putin indicó que mantiene los créditos que otorgó al gobierno de Azarov y la reducción en los precios del gas que vende a Ucrania pese a la renuncia del ex primer ministro, pues se trató de un gesto solidario con un pueblo hermano.