Diserta el historiador Alan Knight sobre el devenir de las guerras

La Revolución Francesa napoleónica no fue un conflicto industrial de alta tecnología, puesto que el tamaño de los ejércitos había crecido, pero el armamento no había cambiado respecto a la Guerra de la Sucesión un siglo antes, aseguró esta noche aquí el historiador británico Alan Knight.

Luego de presentar su libro "Repensar la Revolución", en El Colegio de México, el especialista dijo que "se utilizaron armas de fuego cargadas por la boca, sables y lanzas, además las caballerías con pertrechos llegaron en carretas tiradas por caballos a veces cansados, y las batallas debían ser cortas porque era difícil mantener a un ejército numeroso".

Ante las expresiones de asombro y admiración de quienes lo escuchaban atentos, Knight mencionó que la situación fue muy diferente, un siglo después, en el caso de la Guerra Civil Norteamericana y la Guerra Franco Prusiana, sobre todo, por dos razones:

"Una, la Revolución Industrial aumentó la producción masiva de armamentos hechos con precisión, más poderosos y más certeros. Hubo nuevos cañones y fusiles, más rápidos, fáciles de transportar y fabricados para hacer fuego y pegar en el blanco desde distancias más alejadas y con mayor puntería.

El usar esos armamentos nuevos necesitaba de un adiestramiento menor, lo que "propició el reclutamiento masivo de muchos nuevos soldados, y conforme a la lógica de la sociedad, la guerra se volvió menos artesanal", apuntó.

La segunda razón que citó fue la introducción del ferrocarril. "Los ejércitos eran abastecidos a granel para tener los recursos suficientes para llevar a cabo sus estrategias, y el frente de batalla se convirtió en un embudo donde se encauzaba la enorme producción industrial de armas y los trenes corrían".

Al tocar el tema de la Revolución Mexicana, expuso que dependió nada más de la existencia de armamento en el país, de las exportaciones y de la fabricación local e improvisada, a veces exitosa, de bombas y cartuchos de dinamita, "pero la infantería fue clave al momento de defender el territorio", concluyó.

La presentación, inscrita dentro de la Cátedra "Luis González y González", tuvo los comentarios del autor y las glosas de Josefina Mac Gregor y Ariel Rodríguez Kuri.