Transfiere Sedatu programas sociales a Sagarpa

La Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu) transfirió el programa de Apoyo para la Productividad de la Mujer Emprendedora (Promete) y el Fondo para el Apoyo a Proyectos Productivos en Núcleos Agrarios (Fappa) a la Sagarpa.

De acuerdo con el convenio suscrito por ambas dependencias, a partir del 27 de enero la Sedatu debía entregar a la Sagarpa la operación de los dos programas a fin de integrarlos al conjunto de estrategias y proyectos de apoyo a la producción y productividad del campo mexicano.

Por ello, la subsecretaria de Desarrollo Agrario de la Sedatu, Georgina Trujillo Zentella, y el oficial mayor de la Sagarpa, Marcos Bucio Mújica, suscribieron el convenio de transferencia y el acta de entrega recepción de los programas.

Dicho convenio se firmó con la representación del secretario de Desarrollo Agrario, Jorge Carlos Ramírez Marín, y el titular de la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (Sagarpa), Enrique Martínez y Martínez.

En la ceremonia, precisa un comunicado conjunto de Sedatu y Sagarpa, los funcionarios federales coincidieron en que con esta acción se acata la instrucción del Ejecutivo federal, de que la política de fomento agropecuario en el país debe tener una sola conducción.

Marcos Bucio Mújica, oficial mayor de la Sagarpa, reconoció la coordinación interinstitucional para llevar a cabo la transferencia, la cual -consideró- es una referencia de compromiso para impulsar el cambio en el campo.

A su vez, Georgina Trujillo Zentella, subsecretaria de la Sedatu, recordó que las Reglas de Operación de ambos programas para 2014, tienen dos objetivos fundamentales: pasar de la asistencia social a una asistencia verdaderamente productiva, y generar condiciones de mayor transparencia y corresponsabilidad con los grupos beneficiarios.

El Promete (antes Promusag) tiene como objetivo fomentar la igualdad de oportunidades y de equidad de género en la implementación de proyectos productivos en el sector rural.

En tanto, el Fappa contribuye a la integración productiva de hombres y mujeres sin derechos agrarios, con el apoyo a la generación de empleos e ingresos, a través del financiamiento directo a proyectos productivos, en especial a la población en condiciones vulnerables.