Dueños de bares y cantinas clausurados niegan tata de personas

Empleados y dueños de bares y cantinas de Tapachula se manifestaron hoy ante la presidencia municipal por la espera de negociar con alguna autoridad la reapertura de sus negocios.

Durante varios días, la Procuraduría General de Justicia de Chiapas (PGJE) realizó operativos en bares y cantinas para asegurar inmuebles en los que detectaron diversas rregularidades.

La manifestación ocurrió frente a la presidencia municipal, donde unas 200 personas pretendieron hablar con el alcalde Samuel Alexis Chacón Toledo, con la finalidad de negociar la reapertura, pero no tuvieron respuesta.

Por lo pronto, se cumplió una semana del cierre de este tipo de establecimientos, y la PGJCH anunció nuevos operativos, en tanto la policía permanece afuera de los establecimientos clausurados. Se les atribuye diversas anomalías en su operación.

Trascendió que algunos dueños cerraron por cuenta propia su negocio, antes de la incursión policial, lo que ha molestado a empleados y dueños que tenían ahí su única fuente de trabajo.

Los manifestantes rechazaron los señalamientos de la PGJE, en el sentido de que en muchos establecimientos se cometía el delito de trata de personas, principalmente en agravio de mujeres centroamericanas.

Los afectados esperan negociar con alguna autoridad la reapertura de su negocio, aunque el ayuntamiento de Tapachula se ha declarado incompetente para ello, y espera que la respuesta la otorgue la autoridad estatal.