Información engañosa de bancos podría derivar en multas millonarias

Las instituciones financieras BBVA Bancomer, Banamex, Santander, Banorte-Ixe, HSBC, Scotiabank e Inbursa podrían ser sujetas a una multa de hasta 32 millones de pesos en su conjunto, derivado de información engañosa en sus contratos y estados de cuenta de su producto de tarjetas de crédito, advirtió la Condusef.

El presidente de la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef), Mario Di Costanzo, explicó que podrían aplicar hasta 256 sanciones a las instituciones financieras por ese monto.

Se observó que estas instituciones manejan un doble contrato en su producto de tarjeta de crédito, el que presentan y registran ante la Condusef, el cual cumple con la normatividad, y el que le dan y hacen firmar a sus clientes, el cual reporta varias inconsistencias.

Así, detalló, entre las multas a aplicar están por utilizar contratos que no cumplen con la norma, que pueden ascender hasta 299 mil 100 pesos, así como por utilizar estados de cuenta que no cumplen con la norma, que podría alcanzar 299 mil 100 pesos.

Otras multas podrían ser por no realizar los cambios ordenados en contratos de adhesión, que va de 239 mil 280 pesos a un millón 196 mil 400 pesos, que correspondería a una por banco; y también por no realizar los cambios ordenados en estados de cuenta, que sería de 239 mil 280 a un millón 196 mil 400 pesos y que sería una sanción por institución.

Di Costanzo explicó que el no entregar al usuario un contrato vigente al momento de su firma, que es el inscrito en el Registro de Contratos de Adhesión (Reca), además de incumplir con la normatividad aplicable, puede verse afectada la validez del contrato.

Ello implica también que el usuario no conozca cuáles son las condiciones reales del contrato, lo que podría generar afectaciones en su patrimonio, ya que ésta podría incumplir con la normatividad vigente aplicable.

Un ejemplo de dicha situación, dijo, están las comisiones no claras o ilegales; tasas de interés sin determinar o el cálculo de interés incorrecto; y que contengan cláusulas ilegales o abusivas que ya se habían modificado.

Si algún anexo del contrato entregado al cliente no pertenece a la versión vigente, afecta la congruencia entre todos los documentos del producto, advirtió el funcionario.