Busca Argentina cerrar las puertas para evitar fuga de dólares

El gobierno de Argentina reforzó hoy los controles en los mercados de capital para evitar la fuga de recursos financieros, ya que en los últimos dos años se sacaron del país por esta vía unos 15 mil millones de dólares.

La resolución, publicada en el Boletín Oficial, se refiere al dólar "contado con liquidación", que resulta de las operaciones con bonos, acciones y títulos públicos, entre otros, realizadas en mercados de valores.

A partir de ahora, todas las entidades financieras tendrán que notificar las transacciones realizadas, con el fin de controlar su transparencia.

El ministro de Economía, Axel Kicillof, explicó que los grandes especuladores utilizaron estos instrumentos para aprovechar la cada vez más creciente brecha entre el dólar oficial y el ilegal.

Los controles sobre bonos y acciones se intensificaron luego de que la semana pasada el peso argentino sufriera su mayor devaluación desde 2002, al alcanzar una tasa del 12 por ciento.

La depreciación de la moneda local fue impulsada por el mercado ilegal de compra y venta de dólares, que mantiene un precio casi 40 por ciento superior al oficial.

Entre el dólar legal y el del mercado negro, llamado de manera eufemística "blue", se encuentra el dólar "contado con liqui", que tiene un valor intermedio, pero siempre mayor al que establece el gobierno, por lo que conviene a los especuladores.

La creciente fuga de capitales se convirtió en los últimos años en un problema para la economía argentina, por lo que el gobierno comenzó a fines de 2011 un endurecimiento en los controles para adquirir la divisa estadunidense.

Pese a las limitaciones, los argentinos retiraron en 2012 casi 12 mil millones de dólares del sistema financiero local, lo que, sumado a los activos que ya estaban afuera, alcanzan actualmente la cifra de 170 mil 635 millones de dólares.