Francia sufrió otra vez en el repechaje, pero calificó a Brasil 2014

Durante la eliminatoria europea rumbo a la Copa del Mundo Brasil 2014, la selección de Francia estuvo cerca de calificar directo y evitar el repechaje, sin embargo, volvió a llegar a esa instancia como hace cuatro años y padeció para superarla, aunque ahora "sin ayuda".

Todavía con el recuerdo de aquella polémica ante Irlanda que empañó tanto al futbol como a la propia selección gala, pues fue considerada una trampa de la que se ayudaron para calificar a Sudáfrica 2010, en 2013 volvieron a jugarse su boleto al mundial en una serie a "ida" y "vuelta".

Tras el tiempo reglamentario de su segundo partido, igualaban 1-1 con Irlanda en el global y debieron jugar tiempo extra aquel 18 de noviembre de 2009. En un tiro libre Thierry Henry controló el balón con la mano y lo cedió a William Gallas, quien marcó para calificar a Sudáfrica de forma polémica.

Cuatro años después, "Les Bleus" estuvieron cerca de avanzar directo, pero al término de la fase de grupos quedaron ubicados en el segundo lugar del I, con 17 unidades, tres menos que su similar de España, que accedió directo, y Francia otra vez a la repesca.

Cinco triunfos, dos empates y un revés le valieron terminar en la segunda posición del sector, debajo de la "Furia roja", invicta con seis victorias y dos igualadas; en el sorteo para la serie definitiva, la suerte determinó que Ucrania fuera su rival en la repesca.

Con el antecedente de su serie de reclasificación contra Irlanda, ahora los pupilos de Didier Deschamps debieron jugar de la mejor manera sus partidos, aunque eso le hubiera costado quedar fuera, ya que fue superado 2-0 en la "ida" con goles de Roman Zozulya y Andriy Yarmolenko, en Kiev.

Obligado a ganar por tres goles de diferencia para obtener el cupo a Brasil, el combinado galo llegó a la "vuelta" en el Stade de France con el estigma de la repesca de hace cuatro años, pero confiado en hacer su futbol y con base en él sacar el resultado.

Con los tantos de Mamadou Sakho y Karim Benzema a los minutos 22 y 34, de manera respectiva, Francia ya había igualado el global, y los dirigidos por Deschamps jugaron casi todo el segundo tiempo en superioridad numérica tras la expulsión de Yevhen Khacheridi, en el 47'.

Esta situación influyó para que el rival ucraniano se viniera abajo y Francia selló el marcador y el pase a Brasil 2014 con el tanto de Oleg Gusev en su propia meta, al minuto 72, al intentar despejar un balón con el acoso de Sakho.

Ahora la "ayuda" fue del oponente, aunque el cuadro anfitrión ya tenía dominado el resultado, por lo que sin trampa alguna consiguió su boleto a la Copa del Mundo Brasil 2014, donde espera volver a ser protagonista luego del fracaso de Sudáfrica 2010.