Aumenta la crisis dentro del gobernante Partido Popular español

La ausencia del ex jefe de gobierno español, José María Aznar, en la convención del gobernante Partido Popular (PP) el próximo fin de semana, ahonda más la crisis dentro de esta formación, que suma esta semana renuncias y críticas internas.

El entorno del exmandatario (1996-2004) dio a conocer este martes que declinó la invitación para participar en la cita del 31 de enero al 2 de febrero en Valladolid, centro norte del país, debido a que tiene una agenda internacional en las mismas fechas.

Aznar, quien es presidente honorario del PP, está en Israel y en los próximos días viajará a Londres, Filipinas y Estados Unidos, y eso le impide asistir a la convención "popular".

La semana pasada el presidente del gobierno, Mariano Rajoy, fue interrogado en una entrevista televisiva por su amistad con Aznar, a lo que respondió que tiene "una relación buena", pero que casi no se ven debido a los viajes del exmandatario.

La ausencia del ex presidente del gobierno se suma al anuncio del eurodiputado del PP y exdirigente en el País Vasco, Jaime Mayor Oreja, de no volver a contender en las elecciones de mayo próximo al Parlamento Europeo (PE) y a las voces que defienden esa postura.

Asimismo, esta semana se conoció que el también eurodiputado del PP, Alejo Vidal-Quadras, renuncia a su militancia de 30 años en la formación conservadora, por considerar que ésta se ha separado de sus principios.

La otra noticia que alertó de esta crisis es la salida del partido del exfuncionario de prisiones, José Antonio Ortega Lara (símbolo de las víctimas de ETA que lo mantuvo secuestrado casi un año y medio), para irse a un nuevo proyecto más a la derecha del PP, llamado Vox.

La nueva formación, considerada como la primera escisión dentro del PP, también la conformaron el exeurodiputado Santiago Abascal y el excolaborador de Aznar, José Luis González, quienes critican la línea de Rajoy ante ETA.

La expresidenta del PP en el País Vasco, María San Gil, cercana a Mayor Oreja y a Aznar, criticó este martes al partido por considerar que permite que la actual situación vasca con el avance de los independentistas y la liberación de presos etarras sea "una pesadilla".

Ante todo ello, la secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, restó importancia a todas estas señales y gestos al negar que haya rupturas dentro del colectivo, y aseguró que la política del gobierno de Rajoy es combatir a ETA de forma "clara y contundente".

Sobre la creación de Vox, manifestó que "no ha hecho ni más ni menos daño" al PP, y que se trata de un ejercicio de libertad de militancia en los partidos políticos.