Vettel acepta que hay mucho trabajo por hacer con su nuevo auto

Los problemas que presentó este lunes el "RB10", nuevo monoplaza de la escudería Red Bull, para la temporada 2014 de Fórmula Uno, no preocupan al piloto alemán Sebastian Vettel, pues no fue el único con dificultades.

"No nos preocupa, si tenemos en cuenta la cantidad de problemas que ha tenido el resto de los equipos. Todo el mundo está en una posición similar. Nosotros quisimos evaluar el coche, pero hoy fue imposible. Todavía queda mucho trabajo por hacer", estableció.

En declaraciones que proporcionó la casa austriaca, el tetracampeón del mundo aceptó que luego de lo mostrado ese día en el circuito de Jerez de la Frontera, donde sólo dieron tres giros sin cronometrar tiempo, es complicado analizar el nuevo bólido.

"Hicimos un total de tres vueltas este martes y así es muy difícil poder hacerse una idea de cómo es el nuevo coche", apuntó Vettel, al tiempo de reconocer que por la mañana no estaban completamente listos para rodar y "las cosas tardaron un poco más de lo previsto en salir adelante".

No obstante, admitió que los tres giros que dieron fueron importantes para obtener información y valorar como positivo el primer día de entrenamientos libres, en el cual dominó el finlandés Kimi Raikkonen (Ferrari), aunque aseguró que "nos tomará tiempo saber muy bien dónde estamos".

Finalmente, dejó en claro que el objetivo es marcharse de Jerez con el conocimiento del nuevo auto "y construyendo sobre eso. Las expectativas, como digo, son bastante bajas, pero a la vez sabemos que tenemos un buen monoplaza".