Desplazaría Nueva Delhi a Pekín en contaminación atmosférica

La contaminación del aire en India ha despertado fuertes preocupaciones, pues según un reciente estudio la capital Nueva Delhi ha registrado hasta dos veces más partículas contaminantes que Pekín y hasta 12 más del límite tolerado.

Autoridades sanitarias indias reconocieron este martes que Nueva Delhi ha rebasado los niveles "apocalípticos" medidos en Pekín, a consecuencia de lo cual India marcó ya un récord mundial en número de muertes ligadas a enfermedades de las vías respiratorias.

Un centro de monitoreo en la capital india registró hasta 473 partículas contaminantes, más del doble de Pekín, y como en todas las grandes ciudades del país el tráfico de automóviles es la principal causa de la contaminación (72 por ciento).

El número de vehículos en circulación está aumentando a una velocidad vertiginosa, ya que se venden alrededor de mil 400 automóviles cada día, además de los aproximadamente cuatro millones que circulan en Nueva Delhi.

Las enfermedades respiratorias crónicas se han vuelto comunes en India y los hospitales reciben cada vez a un número mayor de pacientes, lo que ha colocado al país con la tasa de mortalidad ligada a estos padecimientos más elevada del mundo, con más de 600 mil decesos al año.

Diversos especialistas en Neumología han alertado sobre las graves consecuencias de la contaminación sobre la salud de las personas y sobre el alarmante aumento de pacientes con trastornos respiratorios.

El aire en Nueva Delhi es particularmente peligroso durante el invierno, ya que no hay viento que empuje las partículas que se centran por efecto de las bajas temperaturas, explicó Anumita Roychowdhury, directora del Centro para la Ciencia y el Medio Ambiente.

La contaminación del aire afecta primero a los más pobres, para quienes la atención médica es demasiado cara, y cuyo sistema inmunológico a menudo se deteriora debido a la desnutrición.

Pese a los altos niveles contaminantes, el gobierno capitalino no ha mencionado a la contaminación entre sus 18 prioridades en agenda, por lo que expertos estiman que la situación empeorará a menos que se adopten y cumplan estrictas medidas y se impongan multas a infractores.