Se niega Mladic a testificar contra Karadzi por masacre en Srebrenica

El ex jefe militar serbiobosnio Ratko Mladic se negó hoy a testificar contra su antiguo líder político, Radovan Karadzic, por los crímenes cometidos en 1995 en Srebrenica, ante el Tribunal Penal Internacional para la exYugoslavia (TPIY).

Después de 18 años del genocidio en la región bosnia de Srebrenica, Mladic y Karadzi, los dos presuntos responsables, comparecieron este martes por primera vez juntos ante los magistrados de tribunal internacional, con sede en la ciudad holandesa de La Haya.

En lo que representa también su primera aparición pública juntos desde la década de 1990, tras el fin de la guerra de Bosnia, Mladic saludó con cortesía al expresidente de la República Serbia de Bosnia (1992 y 1996), pero rechazó el llamado para testificar.

El exjefe de las Fuerzas Armadas serbobosnias, conocido también como "El carnicero de Srebrenica", alegó razones de salud y posibles perjuicios en su propio proceso por el mismo caso para justificar su derecho a quedarse callado, según reportes de prensa.

"Deseo no testificar y rechazo declarar porque afecta a mi salud y porque, siguiendo el consejo de mi abogado, puedo perjudicar mis derechos como acusado en mi propio juicio", indicó Mladic a las preguntas hechas por Karadzic, quien está a cargo de su propia defensa.

Pese al rechazo, el exlíder serbio bosnio preguntó a su antiguo jefe militar si le había informado de que los prisioneros de Srebrenica serían ejecutados y que explicara las razones del asalto a Sarajevo a principios de la década de los años 90 del siglo pasado.

Ante la insistencia de Karadzic, el juez O-gon Kwon, quien preside el Tribunal, intervino y afirmó que el exgeneral estaba en su derecho de no responder para evitar su propia inculpación en la masacre en Srebrenica el 11 de julio de 1995.

El exlíder serbobosnio le preguntó entre otras cosas si le había informado de que "los prisioneros de Srebrenica serían ejecutados" y que le explicase "las razones del asalto a Sarajevo".

Los jueces rechazaron obligar a responder al exgeneral, "para evitar su propia inculpación", según repitió el juez que preside la sala, O-gon Kwon, tras cada negativa de Mladic.

El jefe de las Fuerzas Armadas serbobosnias y Karadzic están acusados de cargos de asesinato y genocidio por la masacre de más de ocho mil hombres y adolescentes bosnios en Srebrenica, el mayor asesinato en masa cometido en Europa desde la Segunda Guerra Mundial.

En un intento de demostrar su inocencia en la masacre, Karadzic dijo a los magistrados del TPIY que Mladic es "la única persona en el mundo que sabe lo ocurrido en Srebrenica en 1995", a lo que el ex jefe militar respondió: "¡Lo siento Rodovan!".

Los abogados que representan a Mladic aseguran que el exgeneral sufre de un trastorno de la memoria, que le hace difícil diferenciar entre la verdad y la ficción, por lo que no es apto para testificar.